Skip to Navigation

Opinión

Opinión · 22.01.2004
La finalidad de la economía que padecemos, la del capital globalizado, no es la satisfacción de las necesidades de la gente, sino la producción de beneficio, de plusvalor. Dado que la única fuente de plusvalor es el trabajo -bajo la forma de trabajo asalariado-, la extensión y consolidación del capitalismo global depende de la extensión y consolidación del trabajo asalariado.