Skip to Navigation

Milicianas. Ni mandar ni obedecer

 

En la madrugada del 19 de julio de aquel verano del 36 las sirenas dieron el aviso, y el proletariado, aunque mal armado, salió presto a las calles para derrotar al fascio. Los combates se alargaron hasta el mediodía del día 20. Pudieron, esta vez sí, con el ejército, y el jolgorio y entusiasmo se desató. Tras aquella larga jornada de treinta y dos horas ya veían posible su anhelado sueño igualitario. No había demora: a por todas y a por todo, querían construir y palpar un mundo nuevo al compás de la revolución social que habían comenzado.

 

Rastros de rostros


Milicianas y milicianos se dejaron la vida en los combates callejeros. Milicianas y milicianos se pusieron en la instauración y garantía del "orden revolucionario". Milicianas y milicianos marcharon, "impacientes" o en distintas columnas, al frente. Milicianas y milicianos, nunca soldados, fueron los rostros, los protagonistas del montón, de aquel corto verano revolucionario

Comentarios

Los comentarios anónimos están moderados, por lo que no se garantiza su publicación, sólo los usuarios registrados podrán comentar sin moderación.
La redacción del Rojo y Negro no se hace responsable de los comentarios vertidos, al tiempo que se reserva la eliminación de los comentarios de carácter sexista, racista, autoritario, o arbitrariamente insultantes hace personas concretas, así como el bloqueo del usuario que de forma reiterada no respete estos límites.

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.
CAPTCHA
Esta pregunta se hace para comprobar que es usted una persona real e impedir el envío automatizado de mensajes basura.
CAPTCHA de imagen
Enter the characters shown in the image.