Skip to Navigation

El Mundo

Comunicados, El Mundo · Gabinete de prensa del Comité Confederal de la CGT · 25.01.2018

Este encuentro reunirá en El Escorial durante los días 25, 26, 27 y 28 de enero, a 280 personas de 25 países y 35 organizaciones diferentes de todo el mundo

Antimilitarismo, Mujeres Sin Fronteras, El Mundo · 24.04.2016

El feminismo es de los pocos acercamientos reflexivos que ha aportado hilos para hacer preguntas de otro modo.

Ximena Bedregal

Tres mil años de lo mismo mientras la espiral de violencia y riesgo se amplia. Todas sus utopías han fracasado  ¿Seguirán ciertos  feminismos pidiendo equidad en ese Olimpo?

¿Qué estamos viviendo? ¿Qué es todo esto que chorrea miedo más allá de la muerte desparramada por las Torres Gemelas y acrecentó súbitamente la certidumbre de un gran riesgo colectivo -que no se llama precisamente AlKaeda sino sistema- y la incertidumbre de futuro hasta en el último rincón del planeta? 

Allí donde la razón trata de pulsar por la vida, se rastrean  explicaciones que buscan, al menos, un poco de entendimiento,  alguna posible puerta de salida. Así, los politólogos buscan datos,  hacen historia y analizan tratando de dibujar el tablero de este  ajedrez del dominio que ha rebasado la moderna (maquiavélica) idea  de que la guerra es la política por otros medios y que la política es la guerra sin sangre; los economistas desentrañan las formas y efectos  de la más brutal desigualdad planetaria; los sicólogos analizan las  condiciones para que la pulsión de muerte empuje desbocada y algunas feministas insisten en que la ausencia de mujeres en los  espacios de decisión deja el poder en manos de lo más agresivo de las  sociedades.

http://ramalc.org/2016/04/20/encrucijada-civilatoria-patriarcado-su-dios...

 

El Mundo · 23.04.2016

146 accionistas controlan el 40% del valor total de las empresas

¿Quién controla el mundo? Las 10 empresas que participan en más de 40.000

En 2011, S. Vitali, J.B. Glattfelder, and S. Battiston, publicaron un artículo de gran importancia, no solo muy citado, sino muy leído: The network of global corporate control (PLOS ONE, 26 de octubre de 2011) donde expusieron los resultados de una investigación gigantesca, realizada en la Escuela Politécnica de Zúrich, sobre la relación entre los propietarios de las mayores empresas del mundo.

 

Esta investigación examina las relaciones de propiedad existentes entre las 43.060 mayores empresas multinacionales del mundo, con datos procedentes de la base de datos Orbis en 2007. Esas relaciones se analizan como cadenas de participaciones en el capital de una empresa en otra. Los autores encuentran 1.006.987 cadenas de relaciones de propiedad entre 600.508 nodos, actores económicos que incluyen a las más de 40.000 multinacionales y a otros agentes no incluidos en esta lista inicial de empresas.

Los resultados del análisis de esta red son muy interesantes: 737 accionistas, el 0,123% de todos los accionistas, controlan el 80% del valor de las más de 43.000 compañías multinacionales. Y, además, 146 de estos accionistas, el 0,024% del número total de accionistas, controlan el 40% del valor total de estas empresas. Es decir, existe una alta concentración del control. Y, lo que es quizás todavía más importante, esos accionistas están extremadamente conectados entre ellos. En el artículo se expone además la lista de los 50 mayores accionistas que se encontraron con los datos que, no olvidemos, son de 2007.

 

http://www.elsalmoncontracorriente.es/?Quien-controla-el-mundo-Las-10

y no os perdais el video en:

https://embed-ssl.ted.com/talks/james_b_glattfelder_who_controls_the_world

v

 

Ecología, El Mundo · 18.04.2016

La pelea de Monsanto por mantener su reinado

por Silvia Ribeiro    

Desde el año pasado, el sector industrial químico-semillero está en erupción y si no lo prevenimos, su ceniza tóxica nos caerá en el plato de comida

Monsanto, la mayor empresa de transgénicos y semillas comerciales del globo, intentó dos veces comprar Syngenta, la mayor trasnacional de agrotóxicos, para establecer una megaempresa que habría sido la número uno en ambos sectores. Pero Syngenta lo rechazó y decidió fusionarse con ChemChina. Monsanto inició entonces negociaciones con otras dos de las seis gigantes globales de agrotóxicos y transgénicos, CBayer y BasfCC, para contrarrestar esa jugada. Poco antes, DuPont y Dow Agrosciences habían decidido fusionarse también. Si el hecho de que seis trasnacionales dominaran altos porcentajes de la venta de semillas y agroquímicos ya era un atentado a la seguridad y soberanía alimentaria de los países, ahora estamos ante la perspectiva de que esos mercados globales queden en manos de sólo tres empresas.


Antimilitarismo, El Mundo · 06.04.2016

Los cuerpos combatientes

5 abril, 2016    Lino Zabala

Los disparos invadieron como el sol el lúgubre primero de febrero de  dos mil doce. Esa mañana que ahora me mira distante llegó como una muerte inadvertida. Antes de ese día no pudimos pensar que aquello  pasaría, ya que la guerra no era un imperativo para nosotros si no la calma postergada. Poco tiempo atrás no había forma de imaginarme  aquí, en este cuartel en la selva.

En la fábrica la rutina era el plato del día, en el almuerzo la  acompañábamos con frijoles, tajada frita, carne roja y arroz. Era una nutritiva comida, nos alimentaba el alma, o como decía el  médico después del examen semanal: le refuerza la hemoglobina,  camarada, nosotros los socialistas debemos tener bien rojos los glóbulos rojos. Y reía, con su risa gutural de idiota.

Me alegraba haber contado todos los días con aquella comida. Sí, era  el mismo almuerzo todos los días, pero nos ayudaba a trabajar con  más ánimo, con más energía, era una aberración no necesitarla. Hasta nos ayudaba a pensar mejor. En el comedor, sentados en fila, reflexionábamos sobre nuestro trabajo, que si nos complacía, que en  qué nos contribuía a nosotros, que cómo era útil para la patria. Una  vez sin embargo, me distraje tanto en la conversación que no toqué el almuerzo. Mi compadre Euclides Colina dijo que ensamblar celulares era el trabajo más útil que existiera, o al menos que él pudiera  imaginar, pues contribuía al desarrollo comunicacional del país, ya lo había escuchado antes, el jefe de personal lo dijo un día mientras hacía su inspección y a una mujer se le resbaló el producto de la mano  y se quebró en diez mil pedazos, el jefe le dijo a la mujer que no debe  haber lugar para la apatía en nuestro trabajo, y tiene razón. Pero ésta vez, cuando Euclides lo dijo con la imperativa seguridad de sus  palabras, afirmando cada cosa que decía con un fuerte movimiento de  su mano, lo escuché y sentí escuchar de nuevo a Gabriel Guzmán nuestro jefe de personal, instruyendo a aquella mujer, entonces pensé cuánto se parecían entre sí, cuán inspiradores eran para el resto de los obreros y cuán inspiradores eran para mí. A ésta altura, sumergido  en este lodazal interminable habría tomado la decisión  que ellos tomen.