Skip to Navigation

Japón

Japón · Democracy Now! en Español · 24.03.2011

Japón enfrenta escasez de agua embotellada luego de que se detectaran niveles peligrosos de radiación en el suministro de agua de Tokio y otras áreas. Los estantes de las tiendas quedaron vacíos en toda la ciudad tras la advertencia de las autoridades japonesas de que el agua de grifo era demasiado peligrosa para los bebés. Miles de personas siguen sin agua en áreas del norte de Japón devastadas por el terremoto y el tsunami. James Lyons, del Organismo Internacional de la Energía Atómica, dijo que los niveles de radiación en torno a la planta nuclear de Fukushima Daiichi podrían estar disminuyendo.

Mujeres Sin Fronteras, Japón · 09.11.2011

Mujeres japonesas contra Fukushima

Cientos de mujeres convergen en la capital japonesa esta semana exigiendo una mayor atención a los 30.000 niños expuestos a la radiación nuclear por la crisis en el nororiental complejo atómico de Fukushima.

Japón · Democracy Now · 12.09.2011

Manifestantes japoneses conmemoran sexto mes de aniversario de desastre nuclear

El pasado domingo se llevaron a cabo manifestaciones contra la energía nuclear en Japón, para conmemorar los seis meses desde el gigantesco terremoto y tsunami del 11 de marzo que detonó el peor accidente nuclear desde Chernóbil.

Japón · 10.07.2011

Cuatro meses después, la nuclear de Fukushima sigue sin estar controlada

LA POBLACIÓN CERCANA A FUKUSHIMA RECIBIRÁ ALTAS DOSIS RADIACTIVAS

Cuando se cumplen cuatro meses del accidente de Fukushima y con los reactores aún fuera de control, empiezan a calcularse las dosis radiactivas que recibirá la población. Los resultados muestran que la evacuación se realizó de forma inapropiada y que miles de personas van a recibir altas dosis radiactivas.

Japón · 12.06.2011

A 3 meses del accidente, los reactores de Fukushima no están controlados

Cuando se cumplen tres meses del accidente y en contra de las previsiones de muchos expertos, los reactores de Fukushima no están bajo control. Las consecuencias del accidente confirman las peores previsiones: los núcleos están fundidos, los trabajadores se han expuesto a dosis radiactivas muy altas, y la radiactividad liberada asciende al 20 % de la que escapó en Chernóbil.