Skip to Navigation

sin fronteras01

Opinión, Opinion01, sin fronteras01 · 29.10.2010
Hoy nos han vuelto a hacer llorar. Pero esta vez han sido las decenas de bombas de gases lacrimógenos que el Ejército israelí ha lanzado cuando nos manifestábamos pacíficamente contra la construcción del ilegal muro en Bil`in. Nosotras con nuestras desnudas palabras pidiendo el fin de la ocupación, ellos con su potente armamento : fusiles, bombas de sonido y bombas de gases.
para cgt.es, sin fronteras01, El Mundo · CGT Andalucía · 18.01.2010

Resolución de apoyo a las luchas en Argelia del VII Congreso de CGT Andalucía

La CGT Andalucia expresa su solidaridad con los sindicatos autónomos argelinos, coordinados en la Intersindical Autónoma de la Función Publica, que defienden un sindicalismo de base, independiente y democrático a pesar de la continua represión y agresiones que sufren por parte del estado argelino.
Cultura, sin fronteras01, Eventos · 18.01.2010

Una única cámara entre las bombas de Gaza

Al cumplirse un año del ataque israelí a la población palestina se realizan cientos de proyecciones en todo el mundo del documental español ’To shoot an elephant’
Opinión, Opinion01, sin fronteras01 · 18.01.2010

Ben Tanosborn : "La economía estadounidense requiere aclaración, no recuperación"

Los norteamericanos, al igual que otras sociedades materialistas que habitan la tierra, nos restringimos la mayoría de las veces con demasiada estrechez en los problemas que enfrentamos, y no digamos en lo referente a temas más allá de nuestras fronteras. Esta semana pasada los más compasivos entre nosotros derramaban lágrimas según absorbían las imágenes en televisión procedentes de Haití, y la catástrofe que les cayó encima, aunque podemos estar seguros que todo seguirá como siempre y el escenario de nuestras vidas continuará siendo… el estado sombrío de nuestra economía.
laboral01, portada02, sin fronteras01, El Mundo · 17.01.2010

Empresas españoles en el Sahara Occidental

España es uno de los países que más intereses económicos tiene en el Sahara Occidental. El volumen económico que mueven empresas españolas con intereses en el territorio ocupado por Marruecos es considerable, si bien menor que el de otros países como Nueva Zelanda, Australia o Estados Unidos.