Skip to Navigation

La CGT en campaña ante la junta de accionistas de Telefónica

 

La multinacional española de las telecomunicaciones ha sorprendido y escandalizado a la sociedad anunciando un recorte del 20% de su plantilla en España. Mientras  Telefónica transmitía su “convicción de que no existe más remedio” que racionalizar la dimensión de la plantilla para asegurar su posición competitiva, informaba de la instauración del multimillonario nuevo –porque ya tuvieron otro similar los tres últimos años- plan de incentivos para la Dirección: el reparto de 450 millones de euros entre sus directivos.



La altísima retribución al accionista y los cuantiosos beneficios que obtuvo en 2010, batiendo con 10.000 millones de euros el record de ganancias jamás conseguido por una empresa española, no le ha parecido suficiente. A esta injustificable agresión le sigue la más reciente información, con origen según los medios que la han difundido en “fuentes del sector”, relativa a la supuesta concreción de Telefónica sobre su plan de externalización: contratos a cambio de empleados. Así Telefónica adjudicará actividades a empresas que asuman el trasvase de plantilla desde aquella. Apuntan que este outsourcing se producirá en la supervisión, operación y mantenimiento de la red -área en la que más personal quiere reducir Telefónica- por lo que las candidatas a este trueque son sus principales proveedores de red de telefonía y banda ancha fija -Huawei y Alcatel Lucent- y los de sus redes móviles -Ericsson y Nokia Siemens. No se puede negar que esta puntilla tiene cierto aire mafioso, casi ‘una oferta que no pueden rechazar’.

Mientras planean los movimientos de personal como si fuésemos mercancía, la retribución de los ‘primeros espadas’ –presidente Alierta, consejero delegado Linares,  responsable en España Ansaldo, en Latinoamérica Álvarez Pallete, etc- aumentaron un 6,88% el pasado año sus retribuciones fijas y aún más sus variables. Un contraste inaceptable frente a la pretensión anunciada de ligar la subida de los salarios a la productividad desvinculando los sueldos del coste casi real de la vida (IPC).

Todos los medios de comunicación han recogido las últimas semanas estas noticias y el aluvión de críticas que gobierno, oposición y todos los sectores de la sociedad le han dedicado a estas medidas. Las redes sociales son hoy el espejo del malestar que han generado, con miles de personas expresando su indignación e incluso anunciando su baja de los servicios de la operadora.

El sindicato CGT quiere trasladar el malestar de la sociedad al Sr. Alierta y su equipo  en la junta de accionistas (17 y 18 de Mayo) donde informará del espléndido rumbo de la compañía. Pero también nos tendrá que explicar este plan del que no han tenido ‘el detalle’ de comunicarnos, como representantes de los trabajadores con presencia en el Comité Intercentros, directamente y no a través de los medios.

Por eso hemos iniciado la campaña “Deja tu mensaje al Presidente de Telefónica”, en la que brindamos la oportunidad a los usuarios de servicios de telecomunicación, y a la población en general, de que transmitan un breve mensaje con su opinión, por ejemplo, sobre cuando revertirá Telefónica sus beneficios en la sociedad de la que los obtiene manteniendo y creando empleo. CGT trasladará esta valiosa opinión democrática del pueblo a la junta de accionistas de Telefónica, la empresa líder, la máquina de hacer dinero para los privilegiados de siempre –especialmente en periodos de crisis- que fue pública, de todas y todos, y alguna responsabilidad social le debe a la ciudadanía.

Esta iniciativa se plasma en dos acciones concretas:

  • Delegadas y delegados de CGT estarán el jueves 5 de mayo en las puertas de un buen número de ‘Tiendas Movistar’ para informar de la situación descrita y recabar los mensajes para el consejo de Telefónica. 
  • La apertura de un foro participativo y libre en la dirección www.rojoynegro.info/deja-tu-mensaje-al-presidente-telefonica.

La ofensiva de Telefónica responde a una calculada política de reducción de costes laborales a base de reducir su plantilla y precarizar el sector de las telecomunicaciones, las mismas recetas que Alierta susurra al oído de Zapatero. Una estrategia basada en potenciar el miedo y la inseguridad entre su plantilla y el engaño a la ciudadanía, haciéndole creer que su situación económica justifica los recortes. Telefónica pretende mostrarse como una empresa responsable con la sociedad, cuando su único fin con esta medida es disminuir sus costes laborales para seguir incrementando sus enormes beneficios.

El análisis de los resultados del Grupo demuestra que la situación no es la que se nos cuenta. El retroceso de ingresos en España –no así los beneficios en esta misma área geográfica de negocio, del que Telefónica obtiene aún hoy casi el 40% del total- no sólo es debido a la crisis. Influyen otros factores como el interrumpido  desarrollo de la red de fibra óptica hasta el hogar (FTTH) y la consiguiente pérdida de cuota de mercado en banda ancha, el retraso en la modernización de la red de móviles… cuestiones relacionadas con una gestión dirigida a obtener plusvalías en los mercados financieros y descuidar el mercado interior. También es relevante la influencia del regulador español (la CMT y otros entes estatales), negativa sobre el operador mejor posicionado, teóricamente en beneficio de la competencia y las personas usuarias. Puede interpretarse también que estas medidas supongan, además de ahorro de costes, un toque de atención/presión sobre el estrangulamiento comercial y normativo del regulador sobre la empresa.

CGT nunca se cansará de denunciar la avaricia declarada de Telefónica, poniendo sobre la mesa destrucción de empleo digno y vaciado de actividad para quienes no arrastre la reestructuración. Debieran avergonzarse de dar la espalda al país cuando más se les necesita, transformar empleo de calidad en paro y cargas al estado,  deslocalizar actividad a terceros países, a subcontratas con altos índices de precariedad… mientras directivos y accionistas se forran. Literalmente. Si continúan centrándose únicamente en los beneficios empresariales y de la propia dirección obviando toda política social –más allá de simbolismos testimoniales- la sociedad quizá no lo perdone y, sin pausa, pudiera ser un camino hacia la destrucción de ‘la gallina de los huevos de oro’.

nike air max 2019 red

Comentarios

Los comentarios anónimos están moderados, por lo que no se garantiza su publicación, sólo los usuarios registrados podrán comentar sin moderación.
La redacción del Rojo y Negro no se hace responsable de los comentarios vertidos, al tiempo que se reserva la eliminación de los comentarios de carácter sexista, racista, autoritario, o arbitrariamente insultantes hace personas concretas, así como el bloqueo del usuario que de forma reiterada no respete estos límites.

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.
CAPTCHA
Esta pregunta se hace para comprobar que es usted una persona real e impedir el envío automatizado de mensajes basura.
CAPTCHA de imagen
Enter the characters shown in the image.