Skip to Navigation

Ideas

Opinión, portada04, portadacd2 · 28.02.2005
El problema más grave de las desigualmente desarrolladas sociedades del primer mundo (hablar hoy de sociedades de ocio o consumo es un espejismo, salvo que la denominación se complete con el adjetivo basura) no es la dominación política. Ni la explotación económica. Ni siquiera la esquilmación del medio ambiente. Ni todavía la desvergonzada manipulación de las masas. El principal problema, la madre de todos los problemas, el problema químicamente puro, es la corrupción. En el anidan todos los problemas. Es el basurero de los problemas. Su sincretismo más contagioso y devastador. Porque ya no se trata del viejo expolio feudal, con su abismo entre nobles y vasallos, entre reyes y súbditos. Hoy, el turbocapitalismo global vive a costa nuestra, de los abajo y los de enmedio, estos últimos cada día más cuesta abajo. Es con una trama que teóricamente principia en la vigencia de la soberanía popular como se legitima la nueva servidumbre voluntaria. Se llama corrupcracia.
Opinión · Antonio Pérez Collado · 18.07.2019

19 de julio de 1936: 83 años manipulando la memoria histórica

Artículo de opinión de Antonio Pérez Collado.

Opinión, Violencia de Género · Emilia Caballero Álvarez y Obdulia Martínez Asensi · 18.07.2019

De la justicia patriarcal a una sentencia justa

Artículo de opinión de Emilia Caballero Álvarez y Obdulia Martínez Asensi, abogadas y miembras de la Asamblea 8M de Alicante.

Opinión · Carlos de Urabá · 18.07.2019

Hace 50 años un par de imbéciles pisotearon la luna

Artículo de opinión de Carlos de Urabá.

Comunicados · Secretariado Permanente del Comité Confederal de la CGT · 16.07.2019

Por la defensa de la libertad, la autogestión y la autonomía del Pueblo Nación Mapuche contra la avaricia del Estado noruego y su empresa pública Startkraf

Desde la Confederación General del Trabajo saludamos y manifestamos nuestro respeto por la lucha del Pueblo Nación Mapuche en la defensa de su autonomía frente a la oligarquía capitalista, en este caso del Estado noruego y su empresa pública STARTKRAF.