Skip to Navigation

Opinión

Opinión · Tomás Ibáñez · 29.09.2017

Artículo de opinión de Tomás Ibáñez

Opinión · Agustín González · 21.05.2012

Carta al individuo llamado Antonio Beteta

Con sorpresa, estupor y fuera de mi jornada laboral leo sus declaraciones acerca de los funcionarios y, como le veo muy crecido, he decidido responderle del mismo modo y comienzo diciéndole que es usted un mal nacido, y ahora me explico.

Mi nombre es Agustín González, soy funcionario de carrera desde hace 32 años y presto mis servicios en el Ayuntamiento de Arganda del Rey. 

Opinión · Silvia Delgado Fuentes-Kalvellido · 21.05.2012

Mercenarios de propaganda y urna

Un gobierno que castiga la salud y la letra es un gobierno sicario, de matones que dejan pasar de largo lo que es esencial para que crezca la vida.

Les interesa convertir cada casa en un lugar donde el dolor y la ignorancia nos domestiquen sin tapujos.

Opinión · Gentes de Baladre · 20.05.2012

En tiempos de crisis, pedir el cielo

Asistimos bloqueadxs por el miedo y por cierto fatalismo del consabido mantra “no podemos hacer nada” a la instauración de un nuevo régimen político-social. El capitalismo del expolio que nos prometía el progreso se ha quitado la máscara cubierta por aquel cuento del estado del bienestar (“¿Para quién? ¿Qué clase de bienestar?”) y nos apunta con el arma de la economía. 

Opinión · Rafael Cid · 20.05.2012

Tú también, IU, hijos míos

Todo por la pasta. Por Bruselas y el Poder. No hay quien pueda con la gente maniobrera. Todos los caminos de la política-mercado conducen a lo mismo. A buenas palabras cuando las urnas esperan y traición y desfachatez al acariciar poder. Nadie se salva. Entrar en la dinámica del sistema significa someterse al sistema. Lo recordaba el escritor portugués Miguel Torga: “la única manera de ser libre ante el poder es tener la libertad de no servirlo”. Pero para decir “no” con resolución se necesitan cualidades y valores que el sistema, como Salamanca, no presta. Sólo la resistencia ante la opresión, la no resignación frente a las injusticias, la denuncia y la protesta cuando la dominación es norma de ley, salvan a los individuos y a las sociedades. En el marco de la aceptación de lo establecido únicamente se producen mentiras y atracos. Aunque se vistan de seda.