Skip to Navigation

Opinión

Opinión · Rafael Cid · 01.10.2015

Artículo de opinión de Rafael Cid

Kalvellido, Opinión · Silvia Delgado & J. Kalvellido · 06.02.2012

Empezemos kon alegría!

Nuestro bienestar tiene fecha de caducidad.

La realidad deja su piel en las cunetas para convertirse en una bestia donde los parias, la inmensa mayoría de hombres y de mujeres, deambularemos tristemente por las calles buscando pan, salud, techo, trabajo.

Acracia, Opinión · Koopiloto G.R. · 05.02.2012

¿Homo homini lupus?

En ocasiones es complicado justificar o simplemente comprender algunos aspectos del pensamiento político dominante. En la actualidad estamos sufriendo (y lo seguiremos haciendo) comportamientos y medidas basadas en la cultura del miedo, en la desconfianza hacia al propio ser humano, unas políticas que lo que realmente esconden es egoísmo y deseos de inmovilismo social.

Propuestas legislativas como las de solo aumentar el trabajo público referido a las fuerzas represoras del Estado o el interés desmesurado por modificar lo antes posible las leyes educativas no son obra del azar.

Ecología, Opinión · Julio Ortega Fraile · 05.02.2012

Las estocadas fallidas del ministro Wert

Señor José Ignacio Wert, flamante Ministro de Educación y Cultura, un Sainz Rodriguez redivivo: en algún medio ya nos han explicado qué valores defendía (insultos al 15M o negar que la educación deba ser democrática) antes de aferrarse a la cartera, y que el peso de ésta debe resultarle excesivo cuando sus traspiés llevan camino no ya de ridiculizarle, sino de pedir responsabilidades a quienes le designaron para un puesto que le viene grande, como la democracia que tan poco parece agradarle. Será que se siente más cómodo legislando sin dar explicaciones, o como mucho ofreciéndolas en Intereconomia, canal en el que se encuentra a sus anchas como contertulio.

Opinión · Julián Zubieta Martínez · 03.02.2012

¿Cómo hemos llegado hasta aquí?

¿Hasta qué punto un Estado puede ceder su soberanía a terceros sin dejar de ser un Estado soberano? Esta cuestión formulada por José Luis Pardo es una de las claves para intentar “comprender” la decadente situación político-social y económica en la que están instalados los gobiernos de los diferentes estados.