Skip to Navigation

Opinión

Opinión · 12.05.2005

Enric Marco ha mentido. No era cierto que fuera deportado a un campo de exterminio nazi. Eso es algo radicalmente falso. Lo que vulgarmente se llama una bola. Fingió su condición de antiguo prisionero de Flossemburg. Engaño a sus compañeros, sí de cautiverio, al asumir la máxima representación de la Agrupación Amical Mauthausen. Ha hecho un gran daño a cuantos realmente fueron presa del terror hitleriano y a su causa, precisamente cuando empezaban a salir del olvido. Y, además, nos ha llenado de vergüenza ajena a todos los que un día valoramos su trayectoria como resistente antifranquista, represaliado y sindicalista revolucionario. Sobre todo ahora que la necesaria recuperación de la memoria histórica de aquellos años mentidos se daba a conocer entre los más jóvenes.

Opinión · Antonio Pérez Collado · 23.05.2018

Mayo del 68; yo no estuve allí, pero lo reivindico

Artículo de opinión de Antonio Pérez Collado

Catalunya, Opinión, Lleida · Secció Sindical d´Ensenyament CGT Lleida y la Crida per Lleida-CUP · 21.05.2018

La limpieza de las escuelas no tiene que ser un negocio

Artículo de opinión de Secció Sindical d´Ensenyament CGT Lleida y la Crida per Lleida-CUP

Opinión · Rafael Cid · 21.05.2018

Trashumancia ideológica y nomadismo ético

Artículo de opinión de Rafael Cid

Opinión · Rafael Cid · 19.05.2018

Tonterías, ni media, Pablo: de la anécdota a la categoría

Artículo de opinión de Rafael Cid