Skip to Navigation

Opinión

Opinión · Maura (Iruña) · 05.12.2017

Rabia, asco, impotencia, indignación y un profundo sentimiento de injusticia e indefensión es lo que siento con la noticia que hace apenas unas horas he recibido. Diego Ylanes, el asesino de Nagore Laffage en 2008, figura en la plantilla de una clínica psiquiátrica con sedes en Madrid y Sevilla.