Skip to Navigation

4-D: Presentación del libro “A un latido de distancia” de Adelaida Artigado

 

Jueves 4 de diciembre a las 19:30 horas en la Biblioteca Ferrer y Guardia de CGT, Avenida de Cid 154 Valencia.

CGT-Valencia


Jueves 4/12 19:30

Hoy como ayer, la llamada “justicia” no es más que tiranía, opresión, represión… manejada, ejercida y administrada por un sistema de dominación que forjó su balanza con tara, según los intereses de los beneficiarios y agentes de la explotación, contra la rebeldía de los desgraciados. Las injusticias, las torturas y otras miserias que el sistema judicial y los “poderes públicos” fomentan están mucho más allá del aquí y ahora. Por este motivo los relatos de este libro se extiendan a diferentes lugares, ámbitos y tiempos. Y los acontecimientos y las circunstancias que se describen no son ajenas, sino propias: nuestros amores, nuestros iguales, nuestro pasado y presente (nuestro futuro, si no luchamos) están. Sólo hay que percibir lo difusa que es el límite que hay entre nosotros y los humillados, los torturados, los aniquilados, atender al corazón y sentirlos… a un latido de distancia.

Se trata de una nueva edición de Tokata, ediciones para el debate y la lucha social, la segunda en que nos implicamos. Ha salido de la imprenta en noviembre de 2014. La ilustración de la portada es de Agim Sulaj y el diseño de Darío Trigo.

El libro se vende por 6 euros. Podéis pedir a boletintokata@yahoo.se o la autora en adelaidartigad@hotmail.com

Vídeo: https://www.youtube.com/watch?v=MDMBd2npgiQ#t=20

http://www.cgtvalencia.org/accio-social/20141123/4-d-presentacio-del-llibre-a-un-latido-de-distancia-dadelaida-artigado/15107.html#.VHXE2MnexuN

jordans for sale USA

Comentarios

Los comentarios anónimos están moderados, por lo que no se garantiza su publicación, sólo los usuarios registrados podrán comentar sin moderación.
La redacción del Rojo y Negro no se hace responsable de los comentarios vertidos, al tiempo que se reserva la eliminación de los comentarios de carácter sexista, racista, autoritario, o arbitrariamente insultantes hace personas concretas, así como el bloqueo del usuario que de forma reiterada no respete estos límites.

Adelaida

Escribió Amparo Climent un domingo del 2014 que conoció a Adelaida en el Barrio de El Carmen de Valencia, pero Adelaida llevaba ya tiempo viviendo la calle. Porque Adelaida Artigado nació mucho antes, su admirada madre, Constanza, le regaló envuelta en ternura y embadurnada de amor una vida pobre y libre en el barrio la Parreta de Valencia. Y de la tripa a casa, que con mucha frecuencia era la calle. Y de la calle a una escuela sin puertas, con entrada y salida a su capricho. Revoltosa, hablaba a destiempo y como interrumpía sin levantar la mano los profes le estamparon en su cartilla escolar un ¡ala, para que te enteres!: “deficiente intelectual”.
A los 27 aprendió a leer y escribir, porque Adelaida, como Cantinflas, ¡leer y escribir no, pero hablar, lo que se dice hablar, desde los tres años!
Lo que Amparo escribió aquella mañana de domingo pueden leerlo en www.valenciacomkal.org/adelaida-artigado-un-latido-de-distancia y la bella entrevista del 2015 de Jon Jiménez a Adelaida Artigado con motivo de la publicación de “A un latido de distancia” en Txalaparta en Adelaida Artigado-Txalapartatik de internet.
“A un latido de distancia” es su último libro. Y es una perla, como la de John Steinbeck. Dice Adelaida que al escribir se pelea con las bes y las uves, con las haches y las elles, con las comas, los puntos y comas… Yo les digo que si leen su libro “A un latido de distancia” se emocionarán de las cosas que dice, de su ternura de calle, de su olor a hombre y mujer, de sus relatos cortos, de 20 líneas, con su sabor fuerte a vida y muerte, a dolor y esperanza. ¿A que les gusta, a que les emociona?
Vale, les transcribo uno cualquiera, el de la página 168:
“Al día siguiente a su detención en la frontera marroquí de Ceuta, la trasladaron a la comisaría de Tetuán y la introdujeron en una asquerosa y maloliente celda, habitada por cucarachas.
Pasaba el día llorando de rabia e impotencia: “¿Cómo puede ser que la migración sea un delito? Es de justicia que todo el mundo tenga las mismas oportunidades; estar en contra de toda frontera; apoyar a los que dejan a su gente, sus familias, sus casas, su cultura porque las necesidades así lo requieren”. Lloraba y reflexionaba sobre los beneficios que tiene la clase dominante y capitalista con la ley de fronteras.
Al segundo día de estar en Tetuán, un policía la subió a la parte superior de la comisaría, donde le tomaron las huellas dactilares de cada uno de sus dedos y le hicieron declarar antes de llevarla ante el juez. Le dieron un cartel con la numeración identificativa que inmortalizaría su ficha policial y le hicieron ponerse en la pared para sacarle las fotos.
-Póngase de frente- ordenó el policía.
Cansada, sucia, desaliñada y con los ojos hinchados de llorar, miró al comisario que acompañaba la formalización, sonrió de forma intencionada y le manifestó:
-¡Pero, hombre, por dios, esto no se hace! ¡De haberme avisado que iban a tomarme fotos hubiera pedido cita en la peluquería!”.
Adelaida me ha enviado su libro con muchos besos, pidiéndome mi opinión:
-¡Chiquilla, una alhaja! Y de acuerdo con ese epílogo de Irma Leites de Montevideo: Para los verdaderos delincuentes, los terroristas de Estado, los banqueros, los dueños de las multinacionales, los que patentan territorios y semillas, los empresarios del agua, los laboratorios y espacios… no necesitamos rejas, necesitamos expropiar lo que robaron a la humanidad.
Y también de acuerdo con Friedrich Nietzsche: “Desconfía de cualquiera que tenga un deseo poderoso de castigar”.
Un eskerrik asko por tu hermoso libro “A un latido de distancia”, es de los que merecen la pena.
Mikel Arizaleta

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.
CAPTCHA
Esta pregunta se hace para comprobar que es usted una persona real e impedir el envío automatizado de mensajes basura.
CAPTCHA de imagen
Enter the characters shown in the image.