Skip to Navigation

Lucha de los obrer@s agrícolas marroquíes contra la multinacional francesa Soprofel

 

Instalados en una tienda de plástico frente a la sede de la empresa en Marruecos, 6 trabajadores se mantienen en huelga de hambre desde el pasado 26 de abril

Jornada de solidaridad y lucha el 22 de mayo

 



El 22 de mayo, desde muy temprano, las familias de los huelguistas se concentraron frente al caid (autoridad local) de Ait ÂMIRA (sur de Marruecos, región Chtouka Ait baha) en apoyo de las reivindicaciones de los obreros despedidos, y contra las listas negras que condenan a los que luchan a no encontrar nunca trabajo en la zona como en tiempos de la colonización y de la esclavitud.

Por la tarde, con la participación del comité de apoyo a los huelguistas, se celebró un acto donde se informó de la situación y de las condiciones de vida de los huelguistas, se condenó el silencio y la complicidad de las autoridades locales con la empresa Soprofel, el rey francés de las verduras y frutas, lanzando consignas contra la empresa y las autoridades locales cómplices.

Las familias así como los militantes del M20F decidieron seguir su concentración durante la noche delante del Caidato (oficina árabe de la época: estructura colonial del Estado marroquí)

Historia de la lucha en Soprofel Idyl

El grupo agroalimentario francés Soprofel Idyl, instalado en Marruecos, produce un tercio de las exportaciones de tomates de la región Souss-Massa-Daraâ. La producción es de alrededor de 35 grandes remolques al día. El grupo produce también melones, melocotones, uvas, naranjas y dátiles en la región de Errachidia. Emplea más de 12.000 obreros/as. Además de numerosas grandes explotaciones agrícolas ( un millar de hectáreas), el grupo Soprofel Idyl posee dos estaciones de embalaje de 15.000m2. Una en el municipio de E Safa Bouyekra, otra en el municipio de Ait Amira, los dos municipios están en la provincia de Chtouka Ait Baha. El grupo dispone de una plataforma logística de distribución (11.000m2). Los productos del grupo son comercializados en Francia por Idyl, la otra identidad jurídica de la empresa. Los dos grandes responsables del grupo son el francés Patrick PUECH y el italiano saharaui, Hassan EDERHEM.

El grupo tiene su sede en Bouches-du-Rhone, en Chateaurenard, su dirigente principal es Patrick PUECH, su sector de actividad es el comercio al por mayor (interempresas) de frutas y hortalizas. Su primera implantación es en Dakhla en el Sahara Occidental. Y luego Chichaoua, Marrakech, Errachidia y Agadir. La arboricultura, la nutrición, el cultivo de la huerta, el embalaje, e incluso la prensa son los ámbitos de producción del grupo. Comercializa los distintos productos bajo las siguientes marcas: Idyl, Estrella del Sur, dátiles Filali, Bongoo de Marruecos, agricultura del Magreb.

Un 95% de las exportaciones del grupo se destinan a Europa, Canadá y Rusia. 150.000 toneladas de tomates pasan al año por la plataforma logística del grupo, sin hablar de otras frutas y hortalizas.

Luchas en Soprofel y creación del sindicato

El grupo no carece de trabajo a lo largo del año, y sin embargo los obreros/as se encuentran en una precariedad constante (no hay contratación). La empresa no respeta el derecho laboral, los obreros/as no son inscritos en la seguridad social (CNSS). El acoso sexual es el tratamiento reservado a las obreras. Los accidentes de trabajo aumentan sin cesar.

Ante esta realidad, se creó un sindicato vinculado a la CDT (Confederación Democrática del Trabajo). El patrón francés en este caso, el Sr. Patrick PUECH, despidió a los obreros que crearon el sindicato así como a todos los componentes del comité. Los obreros protestaron contra esta decisión y organizaron manifestaciones y sentadas.

La justicia marroquí al servicio de la patronal condenó, en primera instancia, a los obreros según el artículo 288 del derecho penal que criminaliza el derecho a la huelga y ejerció actuaciones judiciales contra las sindicalistas.

Sería necesario recordar que Soprofel Idyl ha despedido a más de 2000 trabajadores/as desde 2008, sin compensación ni indemnización o con verdaderas migajas (500DH = 7€).

Acuerdo alcanzado pero no cumplido

Finalmente, la presión de los trabajadores consiguió que, en la conciliación, se llegara a los siguientes acuerdos:

La vuelta al empleo de los despedidos,

reconocimiento sindical de tres obreros,

Solamente 9 de cada 30 obreros recuperarían su puesto, el resto sería indemnizado con 3000DH (285€) por año de trabajo.

Después de múltiplos e inútiles gestiones con la dirección de la empresa y con las autoridades locales y regionales, para la aplicación de los términos del acuerdo, los obreros por medio de su sindicato se dirigieron por escrito a los responsables del sindicato para informarlos de su acción de lucha. El Sr. Abdellah RAHMOUN, secretario general de la central sindical CDT en Agadir, ha ignorado completamente las reivindicaciones de los trabajadores de Soprofel. Los dueños franceses y marroquíes encuentran que en “Souss-Massa hay demasiadas huelgas en las explotaciones agrarias” titula el periódico El economista. “Los sindicatos no controlan de verdad a sus tropas” añade el periódico.

Comienza la huelga de hambre

Seis obreros entonces decidieron empezar la huelga de hambre el 26 de abril de 2012 delante de la sede del grupo, acampando en tiendas de plástico. Reclaman la satisfacción de sus reivindicaciones: indemnizaciones de despido y daños e intereses por despido improcedente desde hace tres años. Excluir sus nombres de la lista negra a disposición de las empresas de la región y permitirles encontrar trabajo en otras unidades de producción.

Los seis obreros en huelga de hambre delante de la sede de la empresa, han sido amenazados de persecución judicial. Un oficial del juzgado se personó en el mismo lugar de la huelga de hambre para comunicar a Abdelhadi EL AZAOUI, que tiene una condena de una multa de 15000 DH y amenazar a otros dos trabajadores que van a ser procesados por haber participado en piquetes. El oficial del juzgado, actuando como emisario del patrón, propuso a Abdelhadi EL AZAOUI que si abandonaba la huelga de hambre y se separaba de sus compañeros, se pararían las actuaciones judiciales.

La solidaridad es necesaria

L@s trabajador@s de Soprofel tienen todo en contra. Su sindicato a nivel regional, la CDT, pasa de ellos y es cómplice de la empresa. El estado está al servicio de la patronal, son uña y carne. El código del trabajo, que favorece a la patronal, ni siquiera se cumple. No existe ningún convenio que regule los derechos de los trabajadores/as agrícolas. La justicia es un instrumento más en manos de la patronal.

Por eso, la solidaridad es más necesaria que nunca. Los/as trabajadores/as cuentan con la unidad de su sindicato en la empresa, y con el comité de apoyo que ha lanzado un llamamiento a la solidaridad de todos los sindicalistas de la región y a nivel nacional, independientemente del sindicato al que pertenezcan, y a todos los movimientos sociales

Equipo de trabajo para el norte de África de la S. de RR. II. de la CGT

Comentarios

Los comentarios anónimos están moderados, por lo que no se garantiza su publicación, sólo los usuarios registrados podrán comentar sin moderación.
La redacción del Rojo y Negro no se hace responsable de los comentarios vertidos, al tiempo que se reserva la eliminación de los comentarios de carácter sexista, racista, autoritario, o arbitrariamente insultantes hace personas concretas, así como el bloqueo del usuario que de forma reiterada no respete estos límites.

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.
CAPTCHA
Esta pregunta se hace para comprobar que es usted una persona real e impedir el envío automatizado de mensajes basura.
CAPTCHA de imagen
Enter the characters shown in the image.