Skip to Navigation

Terrorismo patronal : cuatro trabajadores muertos por accidente laboral en Cala Rajada

 
Comunicado de CGT Balears
Hoy martes, los trabajadores y trabajadoras de Mallorca y las Islas Baleares estamos de luto. En un trágico accidente laboral, cuatro trabajadores han perdido la vida al hundirse parte del edificio del Hotel Son Moll, en Cala Rajada, municipio de Capdepera. En unas obras ilegales de la empresa Serrano, S.L., de las que ya se había decretado la prohibición municipal reiteradamente, los trabajadores, de los cuales ahora se está investigando su situación contractual, trabajaban vulnerando presuntamente los horarios legales de jornada, entre otras irregularidades que todavía están por aclarar.
CGT Balears


Delante de todo esto, la CGT de las Islas Baleares queremos expresar lo siguiente :

1. Nuestro pésame a las familias, compañeros y amigos de los cuatro obreros muertos, así como nuestro apoyo a los cuatro heridos en el mismo accidente, esperando su recuperación con la mayor brevedad posible.

2. Nuestra denuncia de la situación de indefensión, legal y real, que sufren, cada día más, los trabajadores y las trabajadoras. La precariedad y la ilegalidad, promovida por empresarios sin escrúpulos y permitida, e incluso fomentada, por unas instituciones y un entramado legal (que colocan a los trabajadores como entes sometidos por las leyes), por desgracia se demuestra una vez más como causa directa de la siniestralidad laboral.

3. Queremos denunciar también la responsabilidad del Gobierno de las Islas Baleares, que recientemente ha manifestado su intención de legalizar todo el entramado pirata de las ampliaciones hoteleras construidas fuera de la ley. Entendemos que esta vergonzosa decisión aumenta el peligro de accidentalidad de los trabajadores, y da alas a empresarios de hostelería que han hecho, de los incumplimientos de la normativa, su modus vivendi. Pedimos que esta decisión se anule de manera inmediata.

4. Denunciamos la incapacidad, carencia de medios y, incluso, actuaciones sospechosas, de la Inspección de Trabajo, a la hora de reprimir los atentados empresariales contra la seguridad de los trabajadores. Son muchos los ejemplos que avalan la inutilidad de este departamento de la administración estatal (competencia no transferida), cuando se trata de proteger los derechos de los más indefensos, los trabajadores y las trabajadoras.

5. Finalmente, denunciamos la accidentalidad laboral como auténtico terrorismo empresarial, mucho más mortífero que cualquier otro, y consentido por todo el entramado del sistema capitalista. Pedimos la aclaración de los hechos de Cala Rajada, la depuración de las responsabilidades, tanto de los empresarios que han provocado la muerte de estos cuatro trabajadores, como del Ayuntamiento, que no había sido capaz de parar las obras ilegales.

Hacemos un llamamiento a todos y todas quienes nos sentimos parte de la clase obrera, para erradicar la precariedad de nuestras vidas, defender nuestros derechos y luchar contra un sistema injusto, el capitalismo, fuente inagotable de excluidos y privilegiados.

Air Jordan XVIII 18