Skip to Navigation

Pensiones y “sueldos” multimillonarios en la Banca

 
El presidente de BBVA, Francisco González cobró 3,854 millones de euros y su consejero delegado , José Ignacio Goirigolzarri, 3,08 millones. El presidente del SCH, Emilio Botín gano un “sueldo” de 2,471 millones y Alfredo Sáenz, vicepresidente del SCH 4,87 millones de euros. El presidente de BBVA tiene acumulada una dotación para su pensión de 28,8 millones, frente a los 23,6 de Goirigolzarri.


El presidente de BBVA gana 3,8 millones de euros y tiene un fondo de pensión de 28.

El banco rebaja en el 2003 un 37% las retribuciones de sus consejeros y las hace públicas

BBVA hizo públicos ayer los emolumentos individualizados de sus consejeros, que en conjunto se han reducido un 37%. En el 2003 su presidente, Francisco González, ganó 3,8 millones de euros, 1,3 millones más que Emilio Botín un año antes, si bien el consejero delegado de BBVA está peor remunerado que el del Santander.

05/02/2004 Fuente : La Vanguardia, El PAIS y El Mundo

BBVA se ha decidido a hacer públicas las retribuciones de sus consejeros, un año después de que lo hiciera el Santander, su más directo rival, y pese a que Francisco González había llevado hasta ese momento la inciativa en el terreno del gobierno corporativo.

Los datos remitidos ayer a la CNMV ponen de manifiesto una fuerte rebaja de los emolumentos de los consejeros de BBVA, que no sólo se recortan de forma conjunta, sino también individualizada, según confirmaron a este diario fuentes del banco. En conjunto, el consejo de BBVA percibió 17,546 millones de euros en el 2002, frente a los 17,017 millones recibidos por el consejo del banco rival, el Santander, que era menos numeroso.

En el pasado ejercicio 2003 el consejo de BBVA, según la información facilitada ayer, percibió 11,011 millones, un 37% menos que en 2002, aunque la rebaja fue menor, del 26%, para los consejeros ejecutivos. Fuentes del banco precisan que el recorte se produjo ya en mayo del 2002, cuando se cambió el sistema retributivo, vinculando emolumentos a dedicación. Además, el recorte se justificaba por la caída de beneficios del 2002.

Según los datos difundidos ayer, la retribución más elevada corresponde al presidente, con 3,854 millones de euros, seguida de la del consejero delegado, José Ignacio Goirigolzarri, con 3,08 millones. Inferior ésta a la de su homónimo en el Santander, Alfredo Sáez, que el año 2002 ganó 4,827 millones. Por el contrario, Emilio Botín ganó un “sueldo” de 2,471 millones en el 2002, 1,3 millones menos que el de González, aunque este un año más tarde. El presidente de BBVA tiene acumulada una dotación para su pensión de 28,8 millones (4.825 millones de las antiguas pesetas), frente a los 23,6 millones de euros de Goirigolzarri. En este concepto, el consejo acumula 1,41 millones. Además, los consejeros cobrarán en el 2006 un “bonus” plurianual, cuyo importe dependerá de la evolución del banco. BBVA ha prescindido de remuneraciones ligados a la cotización, si bien Goirigolzarri mantiene “stock options” de planes anteriores.

La información, enviada ayer por el banco a la CNMV, revela también los beneficios en planes de opciones sobre acciones y aportaciones en favor de sus directivos para planes de jubilaciones. González tiene pensiones por valor de 28,8 millones, que contrastan con los 59 millones de Alfredo Sáenz, 9,4 de Emilio Botín, 23 millones de Francisco Luzón, 29,3 millones de Matías Rodríguez Inciarte y 7,9 de Ana Patricia Botín.

En el informe de buen gobierno, remitido ayer a la CNMV, BBVA anuncia que propondrá a la junta, convocada el 28 de febrero, la reducción del número máximo de consejeros de 18 a 16, con un mínimo de 9. También someterá el nombramiento como consejeros del ex director general del banco José Antonio Fernández Rivero y del ex directivo del despacho de Garrigues, Carlos Loring, en sustitución de Gregorio Marañón y Jesús María Caínzos. Posteriormente se producirá la jubilación de Jaume Tomás. La edad máxima para el consejero delegado, 62 años, se ha extendido al resto de consejeros ejecutivos,

Según los pactos de fusión, González será propuesto para su reelección en la junta del 2005 por otros cinco años. Al término de ese periodo, contará con 65 años, edad límite para ser presidente. BBVA ha oficializado el carácter ejecutivo de su presidente. Cuenta con dos tercios de consejeros independientes, hecho que considera clave para su buen gobierno.

La compra de Bancomer por el BBVA, que asciende a 3.300 millones, ha exigido vender buena parte de la cartera de participadas. El banco destinará los recursos obtenidos con desinversiones en Repsol, Telefónica, Iberdrola, Endesa y Gas Natural, así como en entidades financieras (Banco Atlántico, Wafabank y Direct Seguros), que suman 1.400 millones.

Par : Solidaridad.net