Skip to Navigation

Los promotores del hotel ‘Libertaria’ le cambiarán el nombre

 
Los promotores del hotel ‘Libertaria’ le cambiarán el nombre El PSOE media para frenar la polémica por el uso del movimiento obrero para un complejo de lujo
BENALUP.- El sindicato CGT aseguró ayer que los promotores del polémico hotel ‘Libertaria’ no ven ahora « mayor problema » en cambiarle el nombre al establecimiento, aunque insisten en mantener la denominación que alude a una de las identificadas como líder del movimiento obrero andaluz para el resto del complejo de ocio, a lo que la agrupación sindical se sigue oponiendo.
EL MUNDO-ANDALUCÍA / JOSÉ CONTRERAS - FERNANDO SÍGLER / FOTOS : LA VOZ DE CADIZ


Así lo aseguró ayer, al menos, el secretario general de la CGT’en Andalucía, Agustín Gómez, tras reunirse, junto a su compañero Cecilio Gordillo, con el alcalde Benalup-Casas Viejas, el socialista Francisco González Cabaña ; el historiador José Luis Gutiérrez Molina ; y con Carlos Perales, hermano del diputado Alfonso Perales y responsable dentro del PSOE gaditano del grupo de trabajo para la recuperación de la memoria histórica.

De este modo, el también secretario general del PSOE de Cádiz y presidente de la Diputación, intenta ahora reconducir el citado proyecto de ocio, después de la polémica desatada por el mismo, y que ha sentado muy mal en el seno de la propia ejecutiva federal socialista, según distintas fuentes de este partido en la provincia gaditana, especialmente, porque se ha acometido justo en el momento en el que la recuperación de la memoria histórica es un objetivo político del PSOE en toda España.

En el encuentro, la CGT expuso al alcalde de Casas Viejas dos reclamaciones, desde su punto de vista, innegociables : que se cambie urgentemente el nombre al complejo de ocio ubicado en la antigua choza del carbonero Seisdedos y que la fundación que pretende promover el empresario Miguel Ángel Fernández -anunciada pero aún sin constituir- sea impulsada por el propio Ayuntamiento de Benalup y, por tanto, « tenga carácter público ».

Estas ideas también las comparte la CNT, cuyo máximo responsable se reunirá también dentro de unos días con el alcalde de Benalup y los promotores hoteleros.

El lujoso establecimiento hotelero previsto « es un error y tienen que rectificar », argumentó Cecilio Gordillo, coordinador de la CGT-A, quien da por seguro que « el nombre se cambiará ».

Eso sí, de lo que no se mostró tan satisfecho fue de la conducta de González Cabaña respecto a la fundación privada, que se anuncia como « una clara evasión de responsabilidades », apuntó.

El principio de acuerdo que podría suponer el cambio de denominación del hotel está aún en el aire, sin embargo, ya que, explicaron ambos sindicalistas, el empresario aún insiste en llamar ‘Libertaria’ a lo que él denomina espacio museístico, aunque el resto sean un café teatro y un restaurante.

Uso del suelo

Por este motivo, los dirigentes de la CGT terminaron aceptando hacer en breve una visita al establecimiento antes de proseguir esta posible negociación, recinto, además, cuya construcción en pleno centro de Benalup-Casas Viejas se encuentra ya muy avanzada.

Al encuentro, invitados por el alcalde, asistieron algo más tarde el empresario promotor del proyecto Miguel Ángel Fernández, y María José Irigorri, ambos en representación de la sociedad Huertos de Casas Viejas. Ninguno quiso hacer declaraciones a la prensa ni que se tomaran foto del encuentro.

La entrevista con los portavoces anarquistas fue tensa inicialmente « y el empresario nos dijo que es que los periodistas no le habían en tendido », afirmó Cecilio Gordillo. Sin embargo, terminaron afirmando que no veían gran problema en cambiar el nombre.

En cualquier caso, la polémica podría crecer, pues da la casualidad de que gran parte del solar (unos 3.000 metros cuadrados) donde antes se levantaba la choza de Curro Seisdedos, fue vendido hace dos años, por unos 21 millones de las antiguas pesetas, por el padre del concejal del PP de Benalup Vicente Peña por una concreta razón : « Se nos dijo en el Ayuntamiento que esa zona iba a ser declarada de protección especial, que no se podía edificar… ¿en qué quedamos ? ».

Al terminar el encuentro, Francisco González Cabaña, obviando su compromiso anterior, se negó a hacer declaraciones.

LA VOZ DE CÁDIZ

Pulso por el nombre de un hotel (en La Voz de Cádiz)

El promotor retirará la denominación de Libertaria del establecimiento próximo a la choza del crimen de Casas Viejas, tras reunirse con CGT

La Historia ha entrado de lleno en la actualidad del siglo XXI. El nombre de un hotel ha desatado la polémica entre historiadores, sindicalistas y familiares de las víctimas, por una parte, y Ayuntamiento y promotora por otra. El empresario leonés Miguel Ángel Fernández había bautizado el establecimiento, situado en las inmediaciones del lugar del crimen de enero 933 y de inminente apertura, con el nombre de Libertaria, María Silva, la nieta del carbonero Seisdedos, asesinado por la guardia durante aquellos sucesos.

Los herederos ideológicos de los anarquistas de entonces sintieron herida su sensibilidad y reclamaron al alcalde, Francisco Gonzlález Cabaña, la retirada de dicha marca comercial.

La solución se abrió camino ayer, tras casi cuatro horas de reunión en la Alcaldía de Benalup-Casas Viejas. Tras oír los argumentos de Cecilio Gordillo, coordinador del proyecto de Recuperación de la Memoria Histórica Social de Andalucía, Agustín Gómez, secretario regional de CGT, y el historiador José Luis Gutiérrez Molina, el promotor manifestó estar dispuesto a reconsiderar la denominación del negocio hotelero y cambiarlo por el que figuraba originariamente en el proyecto, simplemente Casas Viejas.

En la reunión, en la que estuvieron presentes el alcalde y el representante socialista en el área de recuperación de la memoria histórica, Carlos Perales, el promotor del hotel se mantuvo firme en su idea de denominar como Libertaria una sala de exposición permanente de objetos de la época, en la que pretende recrear el modo de vida de los años treinta.

Fernández aseguró que su única intención con este proyecto es contribuir a la difusión de la historia de la aldea entre todos los visitantes y que piensa dar a esta iniciativa un sentido didáctico.

Dieciseis plazas

El empresario anunció su intención de promover la creación de una fundación para dar soporte jurídico a este proyecto cultural, que puede estar en marcha dentro de un par de meses en un edificio de dos plantas, separado del hotel, aunque en su propio entorno del complejo,constituido por casas rurales restauradas, con capacidad para 16 plazas y que podría ser inaugurado dentro de dos semanas, según auguró el promotor de la iniciativa.

Fernández mostró su contrariedad y disgusto por la reacción suscitada ante su iniciativa.

El alcalde, por su parte, anunció que cuando se haga el teatro municipal proyectado habilitará en la segunda planta un espacio para exposición de objetos relacionados con los sucesos. Por su lado, Agustín Gómez manifestó que « es de vergüenza que tenga que venir alguien de fuera para comprar los terrenos y anuncie una fundación cuando el Ayuntamiento no ha hecho nada ».

El secretario general de CGT de Andalucía reiteró su oposición a la denominación de Libertaria del hotel y de la exposición permanente porque consideró que de algún modo sigue estando relacionada con el mismo negocio hotelero.

Disconformidad

También el historiador José Luis Gutiérrez Molina manifestó que no le gusta que se dé el nombre de Libertaria a algo que esté relacionado con el hotel. Señaló que es una decisión privada del promotor y que los reunidos le hicieron ver su discrepancia.

Para este investigador, que pronto publicará la biografía de Miguel Pérez Cordón, compañero de María Silva, « es de mal gusto poner el nombre de Libertaria al hotel ». Además, destacó que no se había consultado con el descendiente de aquel personaje,Juan Pérez Silva, quien se ha quejado públicamente de no haber sido ni siquiera consultado sobre tal iniciativa empresarial.

Para José Luis Gutiérrez, el intento de dar el nombre de Libertaria al hotel ejemplifica « una de las consecuencias de la desmemoria », porque, a su modo de ver, « la memoria histórica en profundidad, no en los aspectos formales, no interesa a los dirigentes políticos ».

El historiador abundó en su parecer de mal gusto de la iniciativa al considerar que del gobierno republicano que ordenó la actuación policial en enero de 1933 formaban parte destacados dirigentes socialistas, y se preguntó qué habrían dicho los actuales mandatarios de este partido si una iniciativa empresarial similar se hubiese bautizado con nombres de víctimas socialistas.

Es de mal gusto, a su juicio, relacionar el recuerdo de jornaleros quemados con un negocio turístico, a modo de reclamo.

Jornadas

Según indicó su secretario, la CGT organizará a finales de septiembre o principios de octubre unas jornadas históricas sobre los sucesos de Casas Viejas en la Casa de la Cultura de este municipio. Esta propuesta la respaldó ayer el alcalde en la maratoniana reunión. « Una muchacha salta por la parte posterior. Se agacha entre las sombras ; corre con todas sus fuerzas. Rebotan las balas en torno suyo ; la muerte se cierne amenazadora. ¿Será el último ser viviente que salga ! ». El escritor Eduardo de Guzmán redacta para el periódico La Tierra cómo María Silva se salvó de la quema. « Ella observó los muertos que la rodeaban. Su abuelo estaba muerto, y se dio cuenta de que todo estaba perdido. La choza estaba ardiendo. La Libertaria agarró al chico y salió afuera corriendo, y al salir gritó ¿No disparen, es un niño ! ».

Es el relato recogido por el antropólogo Jerome Mintz de una testigo de los sucesos de enero de 1933, cuando la Guardia de Asalto reprimió la sublevación de los anarquistas de Casas Viejas, quienes habían proclamado el comunismo libertario y se habían hecho con el control de la aldea tres días después de que fracasase un intento de insurrección anarquista de ámbito nacional promovido por el sindicato CNT e iniciado el 8 de enero en Barcelona.

Desconocedores de la evolución de los acontecimientos nacionales, los insurrectos de Casas Viejas siguieron su acción y en un tiroteo ante el cuartel mataron a dos guardias. Los refuerzos enviados por el Gobierno para sofocar la revuelta encontraron la resistencia de un carbonero, Seisdedos, quien se refugió con su familia en su choza. La guardia de Asalto, por orden del capitán Rojas, mató a ocho personas indefensas, y la matanza culminó con el fusilamiento de otros doce hombres.

Los represores prendieron fuego a la cabaña, donde resistía Seisdedos y de donde pudo escapar su nieta, María Silva Cruz, que tenía 16 años.

La Guardia Civil la detuvo y la llevó a Medina Sidonia. Sénder cuenta en Viaje a la aldea del crimen que nunca la habían llamado la Libertaria ; ese nombre se lo puso la guardia.

Par : Cecilio Gordillo

Par : cecilio gordillo