Skip to Navigation

José Luis Arántegui : "Un gran paso para la humanidad"

 

Un pequeño paso para un hombre puede ser muy grande para la humanidad, enorme, kilométrico. Sobre todo si da un traspiés, que ya lo dice el refrán, quien tropieza y no cae adelanta dos pasos. O incluso más : hoy, 20 de Marzo de 2.009, ha surcado el espacio en el telediario del mediodía, de labios de la presentadora de CNN plus, la noticia de que los astronautas del Discovery han colocado en pleno vacío, ellos solitos, una viga de catorce mil kilómetros. Como lo oyen, ustedes, quiero decir, porque ellos habrán tenido qu...

José Luis Arántegui


Un pequeño paso para un hombre puede ser muy grande para la humanidad, enorme, kilométrico. Sobre todo si da un traspiés, que ya lo dice el refrán, quien tropieza y no cae adelanta dos pasos. O incluso más : hoy, 20 de Marzo de 2.009, ha surcado el espacio en el telediario del mediodía, de labios de la presentadora de CNN plus, la noticia de que los astronautas del Discovery han colocado en pleno vacío, ellos solitos, una viga de catorce mil kilómetros. Como lo oyen, ustedes, quiero decir, porque ellos habrán tenido que usar parabólicas para comunicarse de una punta a otra de semejante viga durante la difícil maniobra ; y eso, sin contar con el desfase en las trasmisiones a esas distancias. Una cosa es segura : gracias a los pasos adealnte logrados por los profesionales de las comunicaciones, la viga podrá verse al instante desde cualquier punto de la tierra en el ojo ajeno, porque en el propio, ni parpadear. Nada, ni un mal carraspeo, no digamos ya un perdón o un disculpen, ¡ah !, pero ¿y por qué ? Eclipse total, ni sombra de duda, ni de viga, y pasamos a los tribunales. No a declarar, claro, por haber falsificado notoriamente las calificaciones durante el bachillerato, al menos en Fisica, sino a informar de que el acusado del asesinato ha cambiado por tercera vez su declaración, y de que hasta Berlusconi se desdice de su proyecto de ley por el que los médicos podrían denunciar a las vigas suprasaharianas introducidas en el país al margen de la ley de la gravedad. ¡Hay que ver que gente anda por el mundo, y qué vigas por los aires !, ¡es que no tienen palabra ! Pero el mundo no se detiene por eso y sigue girando, a pesar de ciertos obstáculos que flotan por sus alrededores, y entretanto en las islas Tonga, a una viga y pico de los estudios siempre que se vaya por el lado más corto, no como a aquel famoso partido de tenis que el locutor situó en el punto diametralmente opuesto del globo a treinta y dos mil kilómetros de Madrid, pensando sin duda en las dietas, la erupción de un volcán submarino amenaza con sacar a la superficie toda clase de materia informe. De momento, ya han aparecido por los contornos informadores, que se mantienen por prudencia al otro extremo de la viga de observación, por si las moscas trinan y las medidas fallan. En particular, los kilómetros. Y para acabar, los científicos concluyen de tales noticias un peligro cierto de que se produzcan fuertes conmociones y ondas muy acusadas en casi todas partes, salvo en algunos cerebros.

www.onada.info

Nike Benassi Slide