Skip to Navigation

Delphi. Camino de la marcha a Sevilla

 
Un centenar de empleados de Delphi inicia hoy una caminata de 120 kilómetros y cinco días de duración desde la factoría hasta el Palacio de San Telmo de SevillaUna marcha por la dignidad de los trabajadores ». De esta forma calificó recientemente el presidente del comité de empresa de Delphi, Antonio Pina, la caminata que hoy inician los operarios desde las instalaciones de la factoría hasta el Palacio de San Telmo, sede del Gobierno de la Junta de Andalucía. Serán 120 kilómetros que se harán muy largos, todo ello con el propósito de llamar la atención de las administraciones públicas, un grito desesperado para no caer en el olvido envueltos en la vorágine de la campaña electoral.
TEXTO : JAVIER LÓPEZ | La Voz Digital


De los cien empleados que realizarán la caminata, son muy pocos los que se han preparado a conciencia para que el esfuerzo no les pase factura. Uno de los muchos que no ha hecho ningún tipo de entrenamiento es José María Castaño, de la planta 41, en la que se fabrican transmisiones y columnas de dirección. Casado y con un hijo, comenta que hace mucho que no practica ningún deporte. « El verano pasado empecé a correr para no perder la forma física, pero lo hice según me apetecía -sobre el irregular piso del parque de Las Canteras- y me lesioné el tobillo izquierdo », explica. Aún tiene molestias, pero la marcha que hicieron hace unos días desde la fábrica a la Delegación de Empleo le ha dado ánimos para enfrentar este reto.

« Aquel día hicimos casi ocho kilómetros en poco más de hora y media. Yo iba en primera fila y con zapatos y, sin embargo, no sentí ninguna molestia », comenta. Los trabajadores se tomaron aquel día como una prueba de fuerzas de cara a lo que hoy empiezan. La organización ha repartido un listado con consejos sobre la indumentaria y otras cosas que puedan necesitar los participantes. Ropa y calzado deportivo, calcetines gruesos y sin costuras, un culotte para prevenir rozaduras en los muslos o crema de protección solar.

Los empleados afiliados a cada uno de los cuatro sindicatos con representación en el comité que participarán en esta marcha vestirán una camiseta que los identificará. A las ya conocidas de UGT y CC OO -amarilla y azul, respectivamente-, se suma en esta movilización la roja de USO, mientras que CGT deja la ropa al libre albedrío. José María es el secretario general de esta sección sindical. « Nosotros hubiéramos preferido ir todos con la misma indumentaria », explica.

Cada día iniciarán la jornada a las 9.00 horas. Harán dos descansos antes de llegar al fin de etapa del día, uno a media mañana y otro para comer. Han calculado que con un ritmo de 4 kilómetros por hora necesitarán unas seis horas diarias para completar la jornada. A medio día harán comidas frías y los ocho trabajadores que integran la organización les repartirán agua y refrescos cada hora. La ambulancia de la fábrica les acompañará y tendrá siempre un ATS para encargarse de cualquier problema sanitario que pueda presentarse.

A pesar de su juventud, hace unas semanas le diagnosticaron a José María una artrosis incipiente. « El tratamiento me está haciendo efecto, apenas tengo molestias en las articulaciones y espero que no me supongan un problema para caminar a medida que se sucedan los kilómetros bajo nuestro paso », apunta este operario. Serán seis días de continuo esfuerzo en los que serán previsibles las heridas en los pies y las quemaduras por el sol. Acompañados de su dignidad llegarán el sábado a Sevilla para pedir soluciones a la Junta de Andalucía.