Skip to Navigation

Custodia compartida, ya

 
Custodia compartida, ya
La contradictoria posición del Estado, al mismo tiempo a favor y en contra de los individuos adquiere, con el aberrante régimen de visitas impuesto rutinaria y colectivamente a las hijas e hijos de matrimonios separados, carácter de sádica y cruel perversión.
José Francisco Sánchez Beltrán


En efecto, en esta lóbrega galería carcelaria y constitucional llamada España, la crecida y creciente legión de menores en tales circunstancias resulta injustificadamente privada de la compañía de su padre por expresa y consciente decisión judicial (drásticamente reducida en prácticamente el ciento por cien de los casos a dos fines de semana por mes y una tarde a la semana). ¿Nadie denunciará las tropelías, ni el incorregible extravío multirreincidente de la marabunta de los jueces ? Para librar a la publicidad tan despiadada situación, Rafael Rodrigo Navarro, de la Asociación Custodia Compartida Ya, en Valencia, plantea diez días de huelga de hambre. Al asumir individualmente la empresa propia de una sociedad que ha renunciado a sus principios, explica con su firme, tranquila y sonriente actitud la hipocresía el Estado que mantiene por lema teórico, entre otros, la « defensa de los intereses del menor », pero que, no duda en maltratar sistemática a todos y cada uno de los individuos de carne y hueso que caen en sus manos : « ¿Por qué los menores deben sufrir un régimen de visitas con su padre tan reducido como el de delincuentes ? Reciba palabras de ánimo y deseos del urgente triunfo de su justa causa que, lógicamente, no puede ser sino también la nuestra.
Par : José Francisco Sánchez Beltrán
Nike Mercurial Superfly V FG Spark Brilliance Elite Pack ACC Soccers Grey Blue Orange