Skip to Navigation

Chiapas. Intelectuales hacen un balance de 10 años de la rebelión.

 
Zapatismo, opción ante la "resignación silenciosa" mundial Es una ’’lección sostenida que no puede callarse’’, expresan Saramago, Galeano y Mitterrand A diez años del levantamiento indígena en Chiapas, en plena era de la "resignación" y cuando algunos pretenden "reducirnos a la condición de siervos", los zapatistas "son un ejemplo de que la insurgencia es posible, de que no todo está perdido" y por ello representan una "lección sostenida que no puede acallarse"


Lo anterior fue expresado por el premio Nobel de Literatura, José Saramago, la periodista española Pilar del Río, el escritor Eduardo Galeano, la defensora de derechos humanos Danielle Miterrand y Manu Chao, en un texto enviado al acto culminante de la campaña 20/10 El fuego y la palabra que conmemora el nacimiento y la insurrección del EZLN

A continuación se reproduce el texto íntegro :

"La tierra se nos rompe por muchos sitios. A las terribles catástrofes naturales que asuelan regiones enteras hay que sumar las que causan algunos hombres ante el silencio pavoroso de tantos otros : éstas, las evitables, pretenden reducirnos a todos a la condición de siervos y a la más espectacular de las sumisiones. El poder ha comprendido que sembrando miedo controla hombres y pueblos, economías y beneficios. Nos quieren instalar en la era de la resignación silenciosa, del acatamiento de sus injustas leyes, en la decrepitud de un sistema que para persuadir tiene que utilizar el pánico y la amenaza sistemática ante la falta de otros argumentos. Sin embargo, no todos los hombres han bajado la cabeza ante las patrañas del poder : los zapatistas, que hace diez años nos mostraron que México y el continente americano eran mayores de lo que oficialmente se enseñaba y nos querían hacer creer, están ahí, y hoy, como hace años, son un ejemplo de que la insurgencia es posible, de que no todo está perdido. Los hombres y las mujeres que en Chiapas empezaron a hablar para asombro de quienes tenían planificado el decenio, hoy tienen existencia y voz ante el mundo, son ellos y por ellos, y está lección sostenida no puede acallarse. Porque la tierra se rompe cada día por muchos sitios, sí, pero en algunos se construye. Ojalá que el silencio que quieren imponernos no ahogue la voz de los indígenas zapatistas, de los pueblos que luchan. Ojalá que los demás, los que estamos fuera, no perdamos la capacidad de oír, entender, colaborar, agradecer. Como humildemente agradecemos diez años después."

KARINA AVILES Y ARTURO GARCIA HERNANDEZ