Skip to Navigation

Humos y Caciques : La refinería de Tierra de Barros y la red clientelar del poder en Extremadura.

 
Presentado en Cáceres el cuadernillo “Humos y caciques : La refinería y el clientelismo en Extremadura”, editado por La Plataforma Ciudadana Refinería NO, Ecologistas en Acción, CGT, Baladre y Zambra.
En Extremadura decir “NO A LA REFINERÍA” es peligroso. Una decena de ciudadanos de Villafranca se enfrentan a penas de tres años de cárcel por ello. Hay productoras audiovisuales, como “Libre Producciones”, que se han visto vetadas. Se impone el silencio mediático y la censura, se elaboran listas negras, se ponen todo tipo de trabas administrativas a los actos públicos y resulta casi imposible encontrar espacios públicos donde celebrarlos. El movimiento social más importante en la Historia reciente de Extremadura ha puesto el dedo en la llaga del entramado de poderes políticos, económicos y mediáticos que controla socialmente esta tierra. Y claro, no les hace maldita gracia.
Secretaría de Comunicación. CGT-Cáceres.


Resultó muy difícil conseguir una sala donde presentar el cuadernillo “Humos y Caciques”. El acto, organizado por el Foro Social de Cáceres, el grupo Refinería NO de Cáceres y CGT, finalmente se celebró el jueves 12 en la Biblioteca Pública, pero previa advertencia de que no estaría permitido el “proselitismo”. Antes del acto, la seguridad se encargó de retirar la pancarta que presidía el acto con la expresión maldita.

Luís Leza, de la Plataforma Ciudadana Refinería NO, presentó la primera parte del INFORME GALLARDO, riguroso trabajo de investigación elaborado y editado por la Plataforma de Afectados por Alfonso Gallardo y la PCRN. En él se desgrana con un aluvión de datos e informaciones contrastadas y minuciosas, la meteórica carrera empresarial del promotor de la refinería. Un personaje que de chatarrero de pueblo ha devenido magnate (la última, la operación por la que adquirirá el GRUPO Z a cambio de 100.000.000.000 de las antiguas pesetas), todo gracias a su íntima simbiosis con el poder político regional. El documento repasa los múltiples desaguisados financieros, legales, medioambientales y laborales que jalonan la trayectoria de sus empresas, y el entramado familiar, político, económico y social que se cobija tras su ascendente estrella : una malla de intereses que soporta y explica el descerebrado proyecto de una refinería de petróleo en el corazón fértil de Extremadura.

Manolo Cañada, coautor del libreto “Humos y caciques” y compañero de CGT, presentó la publicación, que también recoge aportaciones de Luís González Reyes, Paca Blanco y David Cabó, de Ecologistas en Acción y Miguel Manzanera, de la Plataforma Ciudadana Refinería NO (“La contaminación más sucia se ceba en Extremadura”). Cañada resaltó que la refinería de Gallardo hay que enmarcarla dentro del modelo de dominación implantado en Extremadura, basado en una extensa red de relaciones clientelares cuya capilaridad se imbrica en todos los ámbitos de la sociedad extremeña y que tiene en Gallardo su máximo exponente. La refinería se convierte así en un microcosmos que reproduce todas las facetas de un modelo de dominación social globalizado, donde encontramos un patrón insostenible de consumo (Gallardo justifica su proyecto con el aumento creciente de la demanda de hidrocarburos), la endogamia ( Francisco Fuentes Gallardo, portavoz del PSOE regional es sobrino carnal y presumible heredero del emporio Gallardo, su compañera sentimental, la subdelegada del Gobierno y encargada de reprimir la protesta), la precarización y explotación laboral como constante (300 tailandeses alojados en barracones para construir una nueva planta siderúrgica en Jerez, los cierres patronales ante el conflicto laboral, la ausencia de trabajadoras en sus empresas), el control social (a través del control directo e indirecto de TODOS los medios de comunicación regionales), el impacto medioambiental como estrategia rentable (hace poco se condenó en firme a la empresa por vertidos tóxicos, las emisiones del grupo suponen tres cuartos de las emisiones de CO2 asignadas a Extremadura, la cementera Balboa se instaló en plena sierra de Alconera, el futuro poliducto atravesará las Sierras de Huelva y Sevilla, el trafico de crudo incrementará el ya de por sí hipercontaminado puerto de Huelva…), y todos los ingredientes ligados en íntimo maridaje con el aparato político y administrativo de la Junta de Extremadura, puesto a su servicio, prestándole cobertura y capitalizando su expansión (a cada extremeño le costará 500 euros la inversión pública dedicada a este proyecto).

La refinería de Tierra de Barros es el proyecto estrella del modelo de desarrollo que la Junta de Extremadura, en buena armonía con los capitales de la energía, pretende imponer en Extremadura : su conversión en basurero energético del estado. Industrias contaminantes, centrales térmicas, energía nuclear, depósito de residuos y conversión de espacios naturales en residenciales de lujo son algunas de las recetas del desarrollo regional que ahora se promete.

También se hizo hincapié en la trascendencia histórica de la respuesta ciudadana contra la refinería, pilotada por los hombres y mujeres de la Plataforma Ciudadana Refinería NO. Constituye el movimiento social de masas más importante de la historia reciente de nuestra tierra y ha hecho posible la convergencia de un amplio abanico de ciudadanos, colectivos y organizaciones en una red de contestación social organizada y solidaria, potente y preparada para afrontar éste y muchos otros retos. Ese es indudablemente el camino.

La lucha ciudadana contra la refinería en Extremadura tiene ahora dos importantes prioridades inmediatas : arropar a los encausados en las protestas y responder al periodo de alegaciones a la Declaración de Impacto Medioambiental. A pesar de los múltiples obstáculos (el proyecto solo puede consultarse personalmente en formato “analógico”, el periodo de alegaciones es el mínimo -un mes-, se deniegan permisos municipales para instalar mesas de recogida de firmas…) se están recogiendo miles de alegaciones de ciudadanos particulares (los modelos pueden descargarse en la web de la Plataforma). También los ayuntamientos, organizaciones sociales y colectivos afectados preparan sus propias alegaciones. CGT presentará también las suyas. Esa refinería no se pone.

Secretaría de Comunicación. CGT-Cáceres.

nike free run 5.0 crimson