Skip to Navigation

George Orwell y el Homenaje a Cataluña

 

Un artículo de Ferran Aisa

George Orwell, seudónimo de Eric Arthur Blair (Motihari-Bengala, 1903-Londres, 1950), destacó como autor de obras como Rebelión en la Granja (1945), 1984 (1949) y Homenaje a Cataluña (1938). Todas ellas se han convertido en clásicas, la última no sólo es un homenaje a la Cataluña revolucionaria, sino también un grito de alerta contra las manipulaciones del comunismo-estalinista.

Fernando Aisa


Orwell comenzó a escribir Homage to Cataloni poco después de los Hechos de Mayo de 1937 y el libro fue publicado en Londres en 1938. Por lo tanto el ensayo era una visión en caliente de los acontecimientos (revolucionarios y contrarrevolucionarios) que se habían vivido en España entre julio de 1936 y junio de 1937. Del Homenaje a Cataluña han salido editadas varias ediciones, desde la primera de Ariel hasta las de Virus, Tusquets, Destino, y ahora Debate (Madrid-2011) acaba de publicar una nueva edición ilustrada.

Homenaje a Cataluña tal vez es uno de los mejores libros que se han escrito sobre la guerra civil española, sobre todo por la sinceridad de su autor a la hora de averiguar los hechos desde una óptica tanto de crónica como de testigo. Orwell mantiene un espíritu romántico de la revolución y habla de las milicias del POUM y de la vida cotidiana barcelonesa, y, a la vez, desmitifica, aclara y crítica los asuntos que considera criticables. Homenaje a Cataluña ofrece al lector una visión muy diferente de la realidad de aquella Cataluña revolucionaria, que los historiadores del poder (liberales, nacionalistas, marxistas ortodoxos) han querido siempre ocultar, negando incluso que hubiera habido una revolución en 1936.

El mismo Orwell en su llegada a Barcelona se había extrañado de ver en marcha una revolución, que la prensa internacional, sobre todo la inglesa había escondido: "Esto obedecía-decía Orwell-a varias razones. Para empezar, la prensa filofascista hacía circular grandes exageraciones sobre las atrocidades republicanas, y los propagandistas bien intencionados creían indudablemente que ayudaban al Gobierno español negando que había "vuelto roja". Pero la razón principal era esta: que, salvo los pequeños grupos revolucionarios que existen en todos los países , el mundo en peso estaba decidido a impedir la revolución en España. En particular el Partido Comunista, con la Rusia soviética última, se había inclinado con todo su peso en contra de la revolución. La tesis comunista era que la revolución, en aquellos momentos, sería fatal y que, en España, no era el control obrero que había aspirar, sino a la democracia burguesa. Casi no hace falta decir por qué la opinión capitalista "liberal" adoptó la misma actitud. En España había copiosas inversiones extranjeras. La Barcelona Traction Company , por ejemplo, representaba diez millones de capital inglés, y mientras tanto los sindicatos se habían apoderado de todo el transporte en Cataluña. Si la revolución progresaba, no habría compensación, o muy poca, si prevalecía la república capitalista, las inversiones extranjeras no correrían peligro. Y, puesto que había aplastar la revolución, una manera de simplificar extraordinariamente las cosas consistía en hacer ver que no se había producido ninguna revolución ".

George Orwell había llegado a Barcelona, ​​en diciembre de 1936, con la intención de escribir artículos para la prensa inglesa, pero creyó más oportuno alistarse en las milicias, siendo destinado a las del POUM. En el Cuartel Lenin entró en contacto con los milicianos que estaban preparando para salir a luchar en el Frente de Aragón: "Los anarquistas ejercían todavía-dice Orwell-, virtualmente, el control de Cataluña y la revolución se encontraba en plena marcha . Para los que habían estado allí desde los primeros momentos, probablemente ya en diciembre o en enero era evidente que el período revolucionario se estaba acabando, pero para quien venía directamente de Inglaterra, el aspecto de Barcelona resultaba Espalmador y abrumador. Era la primera vez que me encontraba en una ciudad donde mandaba la clase obrera. Prácticamente todos los edificios importantes habían sido ocupados por los trabajadores y aparecían decorados con banderas rojas o con la bandera roja y negra de los anarquistas, las paredes estaban llenas de dibujos con la hoz y el martillo y de las iniciales de los partidos revolucionarios; casi todas las iglesias habían sido saqueadas y las imágenes quemadas. Equipos de obreros se dedicaban a derribar sistemáticamente los templos. Todas las tiendas y cafés exhibían una inscripción haciendo constar que habían sido colectivizados, incluso los limpiabotas habían sido colectivizados y habían pintado las cajas de rojo y negro. Los cuartos y los dependientes te miraban a la cara y te trataban de tú a tú. Las locuciones verbales de tipo servil habían desaparecido temporalmente. Nadie decía "señor" o "don", y ni siquiera "usted"; todo el mundo se trataba de "camarada" y de "tú", y decía "Salud!" en vez de "Buenos días". ( ...) A lo largo de la Rambla, la ancha arteria central de la ciudad, por donde la multitud circulaba constantemente arriba y abajo, bramaban los altavoces cantos revolucionarios todo el día y parte de la noche. (...) En apariencia era una ciudad donde las clases ricas habían dejado prácticamente de existir. (...) Casi todos llevaba ropa de trabajo o mono azul o alguna variante del uniforme miliciano ".

El homenaje de Cataluña de Orwell es un tributo a los marxistas revolucionarios del POUM, pero sobre todo simpatiza con la forma de administrar y de autogestionar la sociedad por los libertarios en las colectivizaciones. Orwell narra también sus días de lucha pasados ​​en la primera línea de fuego, los combates, las anécdotas, las horas muertas en las trincheras, el frío, el hambre, los permisos en Barcelona, ​​sus intenciones infructuosas de alistarse en las milicias anarquistas, su generosidad con los camaradas del POUM. George Orwell, convertido en historiador como Jenofonte, narra los acontecimientos de los Hechos de Mayo de 1937, y lo hace como si fondo una concisa película que veíamos pasar en una gran pantalla. Y, además, analiza in situ el por qué de los sucesos de mayo y cuáles eran las intenciones de los que encendieron la mecha al irrumpir en la Telefónica de la plaza de Cataluña.

Homenaje a Cataluña es pues un libro esencial para conocer una parte importante y decisiva de la historia contemporánea española. Orwell, después de los hechos, volvió al frente hasta que el 22 de mayo fue herido y lo enviaron a la retaguardia. Barcelona ya no era la ciudad alegre y confiada en que la revolución estaba transformando la sociedad: "En Barcelona-escribe Orwell-, durante las últimas semanas que pasé, había en el aire un ambiente particularmente desagradable, una atmósfera de sospecha, de miedo, de incertidumbre y de odio mal disimulado. Los hechos de mayo habían dejado efectos persistentes. Con la caída del gobierno de Largo Caballero, los comunistas habían logrado definitivamente el poder, el orden interior había sido confiado a los ministros comunistas, y nadie dudaba de que aplastaría sus rivales políticos en la primera oportunidad ".

La persecución realizada por los comunistas-estalinistas contra la gente del POUM y contra los militantes anarquistas fue la tónica general de los meses que siguieron los Hechos de Mayo. Intelectuales de la talla del anarquista italiano Camillo Berneri o del marxista heterodoxo Kurt Landau fueron asesinados. El mismo camino siguió el principal líder del POUM Andreu Nin y tantos y tantos militantes revolucionarios. George Orwell también tuvo que esconderse y huir de las garras de la policía estalinista y, finalmente, salir de España para salvar la vida. De regreso a Inglaterra comenzó a escribir su homenaje a la Cataluña revolucionaria.

* Fernando Aisa es historiador, escritor, militante libertario y miembro del Ateneo Enciclopédico Popular. Artículo publicado en el núm. 133 de la revista Catalunya

http://www.cgtcatalunya.cat/spip.php?article6287

Comentarios

Los comentarios anónimos están moderados, por lo que no se garantiza su publicación, sólo los usuarios registrados podrán comentar sin moderación.
La redacción del Rojo y Negro no se hace responsable de los comentarios vertidos, al tiempo que se reserva la eliminación de los comentarios de carácter sexista, racista, autoritario, o arbitrariamente insultantes hace personas concretas, así como el bloqueo del usuario que de forma reiterada no respete estos límites.

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.
CAPTCHA
Esta pregunta se hace para comprobar que es usted una persona real e impedir el envío automatizado de mensajes basura.
CAPTCHA de imagen
Enter the characters shown in the image.