Skip to Navigation

Doctrina del shock (a la española)

 

Artículo de opinión de Rafael Cid.

Rafael Cid


Se atribuye al torero “El Gallo”  la sentencia “lo que no puede ser, no puede ser y además es imposible”. Estaba equivocado. Hay notorias excepciones. Por ejemplo, en política española. Se acaba de comprobar con los resultados de las últimas elecciones generales del pasado 28 de abril. Y si no, veamos.

El 26 de junio del 2016, el PSOE liderado por Pedro Sánchez obtuvo los peores resultados de su historia. Se desplomó hasta los 85 escaños (22,66%). Mientras el PP de Mariano Rajoy sacaba 137 escaños (33,03%). La ventaja a favor de los de Génova 13 fue entonces de 52 escaños.

Rajoy gobernó así algo más de año y medio. Fue investido el 29 de octubre, con la abstención de todos los diputados del PSOE menos quince. Hasta que, recuperada la secretaria general del PSOE por Sánchez en mayo de 2017,  una moción de censura socialista con los restantes partidos excepto Ciudadanos, UPN y Foro Asturias, llevó a Sánchez a La Moncloa.

Entre ese primero junio de 2018 hasta los recientes comicios del 28-A no llega al año de mandato socialista. Y sin embargo, el vuelco institucional es de órdago. Ahora es el Partido Popular de Pablo Casado es el que se ha hundido bajo mínimos a costa del PSOE del renacido Sánchez. Baja a 66  escaños (16,7%) frente  a los 123 (28,7%) a los que trepa su contrincante. Una diferencia positiva para Ferraz de 56 escaños. Cinco más que en 2016.

 La pregunta, entonces, sería: ¿cabe que en tan poco tiempo los españoles hayan cambiado radicalmente de opinión? ¿Cómo pueden haber modificado sus criterios políticos, económicos y sociales, para  pasar del donde dije digo a decir Diego, dando la vuelta como un calcetín al modelo político? ¿Existe una lógica en esa revuelta?

Para nada. Solo se ha cumplido un rito. El PSOE suele reconquistar (no revalidar, ojo) el poder cuando aparece un acontecimiento brusco que motiva (o desmotiva, según se mire) a los votantes sorpresivamente. Así sucedió en 1982, cuando una abrumadora mayoría social dio la victoria a Felipe González bajo los efectos de la resaca del golpe de Estado del 23-F del año anterior. Se repitió en 2004, cuatro días después del traumatizante atentado terrorista del 11-M, cuya autoría trato de manipular el gobierno de Aznar.

Y como no hay dos sin tres, acaba de ocurrir otro tanto el 28-A. En esta ocasión el factor impactante se ha llamado “alerta antifascista”. O sea, la aparición en las autonómicas andaluzas del partido ultra de Santiago Abascal. El mismo presidente de gobierno, Pedro Sánchez, intentó hasta el último momento condicionar el único debate con los demás cabezas de lista a la presencia del representante de Vox en el plató de Antena 3 TV. Y cuando se vio obligado a realizarlo en la oficial TVE sin Abascal, no por eso dejó de mencionar a la bicha ausente. No obstante, un “daño colateral” de esa estrategia “que vienen los fachas” ha sido potenciar también una importante movilización en el bloque pro derecho a decidir (autodeterminación e internacionalismo han sido tradicionalmente patrimonio de la izquierda emancipadora frente a la mística del Estado-nación monolítico, centralista y uniformador).

Alguien podía argumentar, con alguna base ciertamente, que justamente el PP ha pagado caro los casos de corrupción, el affaire de las llamadas “cloacas del Estado” y la perversa judicialización del procés. Pero eso exige una ponderación. El espacio de tiempo en que se ha producido este revés electoral  no registró precisamente uno de los picos de la corrupción. Además, el PSOE tenía su propio viacrucis en el juicio de los ERE de Andalucía, el presunto desfalco más grande producido en España desde la transición. Incluso, el asunto Villarejo pillaba por igual a PP y PSOE, por eso ambos vetaron una comisión de investigación en el Congreso sobre el tema. Y la aplicación en Catalunya del artículo 155 de la Constitución, causa de la causa del proceso a los políticos partidarios del derecho a decidir, contó con el previo acuerdo expreso de Rivera y Sánchez. Por cierto, cuando estaba en la oposición, el secretario general socialista fue más duro que Rajoy al llegar a proponer que se modificara el delito de rebelión en el código penal para que no precisara el concurso de la violencia.

Copio lo que figura en la Wikipedia sobre la tesis del famoso libro de la activista Noami Klein: “El libro La doctrina del shock propone que las políticas económicas del Premio Nobel Milton Friedman y de la Escuela de Economía de Chicago han alcanzado importancia en países con modelos de libre mercado no porque fuesen populares, sino a través de impactos en la psicología social a partir de desastres o contingencias, provocando que, ante la conmoción y confusión, se puedan hacer reformas impopulares”.

Haz que pase.

Rafael Cid

Nike Air VaporMax Plus Active Fuchsia 924453-603 Release Date

Comentarios

Los comentarios anónimos están moderados, por lo que no se garantiza su publicación, sólo los usuarios registrados podrán comentar sin moderación.
La redacción del Rojo y Negro no se hace responsable de los comentarios vertidos, al tiempo que se reserva la eliminación de los comentarios de carácter sexista, racista, autoritario, o arbitrariamente insultantes hace personas concretas, así como el bloqueo del usuario que de forma reiterada no respete estos límites.

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.
CAPTCHA
Esta pregunta se hace para comprobar que es usted una persona real e impedir el envío automatizado de mensajes basura.
CAPTCHA de imagen
Enter the characters shown in the image.