Skip to Navigation

Congreso Ferroviario y Amigos del Corazón

 

CARTA PARA MI AMIGO Y COMPAÑERO ELADIO VILLANUEVA.

Salud compañero:

Como otros tantos días, va a hacer tres años, me viene a la cabeza tu imagen y tu recuerdo. Como otros tantos días, desde va a hacer tres, años, te vuelvo a escribir, pues ya te diste de baja en las multinacionales de los teléfonos. Pero aunque creo que Correos funciona no muy bien, te sigo escribiendo, como cualquier otra vez.

 

Carlos Román


En absoluto me importa lo que la gente quiera pensar, me da lo mismo. Eres mi compañero, sí en presente, y te SIGO QUERIENDO, como desde el día que nos conocimos aquel julio o agosto del 78 (¿te acuerdas, compañero?). Y te sigo queriendo porque siempre nos quisimos. Siempre fuiste “el Egi” y yo siempre fui “el Carlos”.

Desde el primer día en que nos vimos en el local de la C.N.T. de Valladolid, allí en Real de Burgos, antes del atentado que sufrimos por parte de los fachas, conectamos de puta madre. Tú andabas medio loco con las Juventudes Libertarias y con el Sindicato y yo iba a las primeras Asambleas del Sindicato de Oficios Varios. Panadero que era de aquellas ¿recuerdas? Por supuesto, como no vas a recordar. Nunca te olvidaste de nadie… No te olvidabas del Carlos… ¿cómo se te iba a quedar alguien en el camino?

Bueno, pues cuando recibas todas las cartas que te envío (y no me imagino las de toda la peña con la que tienes alguna relación… joder qué envidia, con lo que me gusta a mí leer… cualquier cosilla me sirve, aunque la haya leído treinta veces, seguro que algo nuevo aprendo, pues algo se me coló las otras veintinueve anteriores) y con las novedades que te voy a dar, te darás cuenta de que como siempre hablamos y debatimos, “NO NOS ERES IMPRESCINDIBLE”. Por lo que siempre luchamos, el que nadie se pensase de que era un “dios bakunin”, que la presencia de alguien no es imprescindible para seguir adelante, pero que todas las personas que estuviesen en nuestros sindicatos se sintiesen ante todo PERSONAS, que sintiesen que su opinión o su silencio es SIEMPRE TOMADO EN CUENTA. Que las personas que se acercan al Movimiento Libertario vienen porque tienen, EN CUALQUIER MOMENTO, algo que aportar.

Te diré que el día 16 de este mes, qué lo vamos a hacer, que coincide la fecha en la que “decidiste” apartarte de toda historia sindical y social, damos inicio a un Congreso Ferroviario. Es el Congreso en el que, si así lo deciden la mayoría de las secciones sindicales estatales ferroviarias (y por lo tanto sus afiliados) adheridas al Sindicato Ferroviario de la C.G.T., crearemos el Sector Ferroviario.

Sector por el que tú abogaste en el último Congreso de “Zaraguay”.

Sí, ya sé. No hace falta que me digas que no está nada claro; ya se que es como crear una Federación de Industria para adherirse a otra, pero bueno, ya sabes que los anarcosindicalistas siempre vamos a encontrar una salida a los problemas que nosotros mismos nos ponemos. Pero imagínate que creamos una Federación de la Industria Ferroviaria, al viejo estilo anarcosindical. Pues cojonudo.

Sí, ya sé. El único problema que tendremos será a la hora de pedir Solidaridad. Ya sé, querido compañero, que si estamos dentro de una Federación de Industria, el apoyo viene dado por el Pacto Federal que hacemos, pero date cuenta que hoy por hoy no tenemos ni la militancia, ni la capacidad de muchas de las cosas que tuvimos en 1.936, cuando hicimos la Revolución Social. Pero todo se andará, de eso estate seguro. NO HAREMOS DEJACION DE NUESTROS PRINCIPIOS, ASÍ NOS CUESTE LA VIDA, QUE ES LO ÚNICO QUE NOS QUEDA POR PERDER.

Y si hablamos de Solidaridad, pues lo que siempre hemos hablado tú y yo, partida de mus por el medio, que la misma NO SE IMPONE, sino que se Practica o no se Practica, pero no me digas lo que tengo que hacer… ¿recuerdas esas charlas, querido Eladio? Me viene a la cabeza ahora la huelga de hambre que hice allá por el 86, cuando la única persona que me dio apoyo SIN CONDICIONES fuiste tú. Yo entonces estaba en la otra Confederación, pero no “me admitieron” como militante porque no tenía las cuotas al día… qué pena ¿verdad? Y allí estabas tú, mi amigo, mi compañero, MI HERMANO para dejar claro que el Carlos era militante de la CNT- Congreso de Valencia.

También tenemos un par de puntos más, en los que espero que tengamos los debates que nos gustan, apasionados pero conscientes. Debates en los que expongamos nuestras formas de ver las cosas y en los que nadie se sienta ofendido. Debates que sean “violentos” pero que hagan reflexionar a los delegados y asistentes. Debates, en definitiva, que nos hagan avanzar en nuestra meta: EL COMUNISMO LIBERTARIO.

Creo, querido compañero, que va a ser un Congreso además de clarificador, un Congreso interesante, hasta tal punto, que más de una vez tendremos que volver a él para debatir, de nuevo, las ideas y planteamientos que en el mismo se hagan.

Va a ser un Congreso, querido Hermano, que desde mi militancia anarcosindical (acuda o no, pues eso depende de la asamblea) te lo dedicaré a ti, como creo que todos te lo vamos a dedicar.

Que te quede claro, que no eres Imprescindible, pero que como cualquier otro afiliado (militante o no) serás siempre necesario. No porque tengamos que seguir tu ejemplo de lucha y de militancia -dado que en cada uno de nosotros existe, como no puede ser de otra manera, un anarquista, un anarcosindicalista en potencia-, que también, sino que ante todo lo que seguiré “expropiando” de ti, será TU ÉTICA, la que siempre demostraste. Una ética que, como cualquier otro anarcosindicalista, anarquista o luchador (sin más) no tiene que exponerla en asamblea o comicio alguno, sino que la va exponiendo en cada movimiento que su cuerpo hace a lo largo del día. 

Una ÉTICA (la que desde mi humilde vivir practico) hay que demostrar todos los días; ética que “teorizamos” en nuestro vivir diario; ética que ponemos en práctica todos los días cuando estamos con nuestr@ compañer@ y los hij@s. Una vez que nosotros vivamos en Anarquía, podremos “exigir” o al menos dejar muy claro cómo es vivir en “Comunismo Libertario” y a la vez luchar contra el Sistema; Una ética que nos obliga a hacer siempre una “Crítica Constructiva” a todo lo criticable. Hay que tener siempre una alternativa a sus posiciones. De lo contrario, de consignas y pintadas no vamos a vivir; ni tan siquiera mal-vivir y además ir “presumiendo” de ácratas.

Espero esta vez, querido amigo, que te llegue la carta. De lo contrario, se van a enterar estos de correos. Porque luego, como siempre, nos echan la culpa a los ferroviarios de que los trenes no llegan a la hora… Jua, jua, lo que pasa es que no se enteran de que ya no hay buzones. Son todos virtuales, son de los de usar y tirar, pero estos carteros de hoy en día, es que son la… “oxtia”…

Y, COMPAÑERO, si el año tiene 365 días, seguramente, ya que no los cuento ni los marco en el árbol, que al menos 300 me acuerdo de ti. Y es algo que te agradezco, como tantas cosas que, aunque a ti no te gustara, siempre te agradecí, porque en algunos aspectos de nuestro caminar en la anarquía siempre te pedí la opinión y siempre, siempre, aunque no los pusiese inmediatamente en práctica, los tengo guardados en mi “disco duro”.

Y en cualquier momento de mi vida (o de mi puta vida, ya no lo se) cada vez que me acuerdo de los compañeros quiere decir que me acuerdo de mi historia; quiere decir que sigo vivo; quiere decir que aún no tengo problemas de “olvidos”. Hace tres años, cuando me enteré por “A las Barricadas” de tu “Despedida” me quedé en silencio y en blanco y hoy es el día que sigo en silencio, aunque no en blanco, y hoy es el día que todavía NO HE SIDO CAPAZ DE ECHAR UNA LÁGRIMA –con las ganas que tengo- y eso reflexionado profundamente, es porque NO ASUMO TU AUSENCIA, NO LO CONSIDERO JUSTO.

Estoy teniendo una lucha interior, que sé que no me va a llevar a ninguna parte, para que pueda al menos personalmente explicarme el por qué de tantas injustas acciones de la Madre Naturaleza. El por qué el mundo ha de cebarse siempre con los más desprotegidos cuando la misma naturaleza, la misma vida, nos ha dotado de herramientas para poder salvar cualquier escollo que nos encontremos.

Tengo tal lucha conmigo mismo, compañero, que aún estoy esperando a que me llames una vez que se acabe el Congreso de Zaragoza, cuando llegues a Madrid.

Compañero Eladio, me vienen a la memoria ahora, el X Congreso de la CNT y el Congreso Ferroviario de Málaga. Sólo fueron dos a los que asistí estando tú presente. Y como no hay dos sin tres, espero que como en los anteriores, seamos parte de la historia del anarcosindicalismo.

Pues nada, querido amigo, compañero, hermano, que la tierra te siga siendo leve y que sepas que el Movimiento Libertario, vuelve a pitar; que estamos ahora en el ojo del huracán, pues estamos empezando a volver a ser los “dueños” de la calle. Que sepas que vas siempre conmigo en el corazón.

Y lo más jodido, es que me falta mi padre y me faltas tú y ya no tengo pareja para una partidita de mus en “LA ACEQUIA”. Y desde entonces sin saber lo que es una baraja.

Recibe, como siempre, un fraternal abrazo libertario de tu compañero Carlos.

Salud y Revolución Social (y ferrocarril público, social y gratuito)

Carlos Román

 

Comentarios

Los comentarios anónimos están moderados, por lo que no se garantiza su publicación, sólo los usuarios registrados podrán comentar sin moderación.
La redacción del Rojo y Negro no se hace responsable de los comentarios vertidos, al tiempo que se reserva la eliminación de los comentarios de carácter sexista, racista, autoritario, o arbitrariamente insultantes hace personas concretas, así como el bloqueo del usuario que de forma reiterada no respete estos límites.

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.
CAPTCHA
Esta pregunta se hace para comprobar que es usted una persona real e impedir el envío automatizado de mensajes basura.
CAPTCHA de imagen
Enter the characters shown in the image.