Skip to Navigation

Carta sobre “Palabras para un toro sin voz”

 

De Jorge Bayón Muñoz,  afiliado a la CGT, a la atención de Antonio Carretero, compañero director de la publicación Rojo y Negro.

Jorge Bayón Muñoz


Estimado compañero:

Soy un asiduo lector de la revista Rojo y Negro desde hace más de quince años, los que llevo afiliado al sindicato. Me gusta por su coherencia de ideas, su crítica constructiva de la realidad presente y su sinceridad en los planteamientos de lucha. Lo que me ha sorprendido es que en la última publicación (febrero), en la sección Libros y revistas de la página 2 se recomiende el libro titulado “Palabras para un toro sin voz” (También que en la sección correspondiente en la publicación digital se haga una invitación más extensa a la presentación de este libro).

Digo esto porque el citado libro es uno más de los que se dedican a insultar y difamar a todo un pueblo que lleva luchando más de trescientos años por mantener unas costumbres que les agradan. Luchando contra el poder absoluto de los Borbones, contra la Iglesia, contra los poderes fácticos de turno... y ahora contra la hipocresía de una falsa modernidad (la moda llamada animalismo).

El Toro de la Vega y todo lo que se mueve en torno a él se puede mirar desde otra perspectiva distinta a la que nos quieren obligar desde la óptica simplista reinante. Es algo más que un grupo de “primitivos” y “cazurros” persiguiendo un “¿manso?” toro con una lanza. Se trata de un modelo de toma de decisiones y de gobierno efectivo que no agrada a nadie: LA ASAMBLEA (Concejo Abierto). Asamblea muy crítica con la hipocresía reinante en el poder. El hecho de que este modelo se pueda extrapolar a otros ámbitos preocupa a los que ostentan el gobierno, y digo esto con conocimiento de causa, y están usando todos los medios a su alcance, directos o indirectos(manipulación), para destruir esta forma de tomar decisiones, así como las críticas directas de estas asambleas.

Deberíamos, desde las filas libertarias, aprender del pueblo de Tordesillas y su Toro de la Vega. Es un ejemplo de lucha: los últimos años se enfrentan, solos, contra todo un descomunal dispositivo represor de antidisturbios y guardia civil que dan cobijo y protección a grupos manipulados por los altos poderes y que se dedican a provocar e insultar a los ciudadanos tordesillanos.

Se han unido como una piña personas de distintas formas de pensar para proteger algo que consideran su patrimonio. No tienen el apoyo de artistas famosos, ni de deportistas de élite , ni de “grandes políticos”... solos, pero unidos.

Deberíamos, al igual que los tordesillanos, unirnos todos los trabajadores del mundo en una lucha común. Empuñar nuestras lanzas (en sentido figurado) y arremeter contra el alto empresariado explotador, las multinacionales, los políticos corruptos y gobernantes hipócritas.

Me gustaría, que en la misma sección de la revista Rojo y Negro, se recomendaran títulos como:

Recibe un saludo libertario: Jorge Bayón Muñoz

Comentarios

Los comentarios anónimos están moderados, por lo que no se garantiza su publicación, sólo los usuarios registrados podrán comentar sin moderación.
La redacción del Rojo y Negro no se hace responsable de los comentarios vertidos, al tiempo que se reserva la eliminación de los comentarios de carácter sexista, racista, autoritario, o arbitrariamente insultantes hace personas concretas, así como el bloqueo del usuario que de forma reiterada no respete estos límites.

¿Pero qué cojones estás diciendo?! Eso no tiene defensa, es maltrato animal digas tú lo que digas... Al parecer, eres igual de ignorante que todos ellos. Deberían hacerlo contigo, a ver que te parece.

¿Qué el libro difama a "todo" un pueblo dices? Demuestras en primer lugar no haberlo leído. No hay en él un solo párrafo, una sola palabra que insulte a los tordesillanos. Dice la verdad sobre la crueldad, el sadismo y la brutalidad de los lanceros. No los insulta, los describe. A los de Tordesillas y a los llegados de cualquier rincón para torturar y matar a un toro. 

En Tordesillas hay muchas personas que rechazan el Toro de la Vega, que sienten asco y vergüenza ante su comisión. Y aquel que quiera puede oír sus declaraciones explicando que están hartos de esa miserable tradición. Pero lo hacen sin que se les vea el rostro, ¿sabes por qué?, porque tienen miedo de los que sí son partidarios, pues han demostrado una y otra vez cómo llevan la violencia en las venas. Varios periodistas pueden dar buena cuenta de haberla sufrido ellos mismos por intentar filmar las escenas. Igual que en las dictaduras.

Hablas de libertad y le niegas al toro la suya, su derecho a vivir sin que un grupo de energúmenos lo persiga, acorrale y martirice. ¿Es sinónimo de lucha social hundir en su cuerpos las lanzas o cortarle los testículos todavía vivo para clavarlos en una de ellas y mostrarlos como trofeo?, ¿lo es hundirle en el cuello un destornillador una y otra vez como hicieron este año para rematarlo?

Ya me dirás qué lección de dignidad o de rebeldía contra un poder que utiliza la represión, se puede extraer del cobarde crimen cometido cada segundo martes de septiembre de Tordesillas. La estampa de los lanceros atravesando a ese desdichado toro no recuerda a los que luchan por la libertad, sino a los fascistas que masacran con saña y cobardía.

Gracias "Rojo y Negro" por publicar la reseña de "Palabras para un Toro sin Voz" 

Siento discrepar a esta carta, que sinceramente me apena ver en esta página y por muchos años que el compañero lleve en esta organización no es criterio de autoridad para apoyar tal barbaridad.

Este comportamiento cruel, y porque no llamarlo con sus palabras, fascista con otros animales, no debe ser llamado cultura y menos aún ser orgullo de nadie cuando se basa en la explotación y sufrimiento de otro animal, recordemos que los humanos somos animales, nosotros sentimos como los animales y no al contrario, el sentido del dolor, miedo, estrés, son los mismos mecanismos que funcionan en nosotros.

Tales fiestas, pueden compararse con los actos fascistas de los nazis con el pueblo "no ario" donde había divertimentos tales como ver sufrir a humanos.

Como libertarios, revolucionarios, debemos de estar en contra de la explotación de los animales, de la mercantilización de las mascotas y pedir las mejoras de las condiciones de vida de los animales que usamos para alimentarnos, vestirnos, etc.

Compañero, no confundas las luchas, una es la lucha contra el capital y otra muy distinta es la de los derechos de los animales, soy libertario y me parece deleznable el maltrato de un animal y si, esas costumbres deben erradicarse. 

Un libertario, cambia su pensamiento cuando la sociedad avanza a mejor, a mayor conciencia, y esto es de las pocas cosas donde hemos avanzado, en la concienciación de que no somos los únicos seres del planeta con derecho a unas condiciones dignas.

No se puede defender lo indefendible, yo no insulto a un pueblo, insulto un pensamiento bárbaro, de otras épocas y heredado de la moral cristiana que tanto se combate en el anarquismo.

 

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.
CAPTCHA
Esta pregunta se hace para comprobar que es usted una persona real e impedir el envío automatizado de mensajes basura.
CAPTCHA de imagen
Enter the characters shown in the image.