Skip to Navigation

Dumping social en Opel

 

Esta historia que les vamos a contar comienza en el verano de 2016, cuando OPEL España decide dar un paso más en la mal llamada “excelencia empresarial” y reducir costes; tanto en su plantilla directa como en sus subcontratas (empresas satélite).

Sindicato Metal y Químicas CGT Zaragoza


Como hasta la finalización del convenio colectivo propio aun quedaban unos meses, se centra para empezar, en las empresas que gestionan la logística en la planta de Zaragoza desde hace unos años. Véanse: LOGITERS (del grupo ID Logistics), CARRERAS Grupo Logístico, S,A, (recientemente reemplazada en OPEL por PRESTALID) y Centro de Operaciones Logísticas Industriales Norte, S.L. – COLIN (perteneciente al GRUPO SESÉ).

En algún momento de 2016, OPEL planificó que tras las vacaciones estivales de ese mismo año, determinadas secuenciaciones y suministros a pie de línea se externalizasen pasando a CARRERAS, cuya firma se instaló dentro de la factoría para poder realizar el servicio. Estas actividades habían sido realizadas hasta esa fecha por la propia OPEL. El Grupo CARRERAS aterrizó en OPEL con unas 100 personas en plantilla, que en otoño ya eran 250 y que, esperaba ampliar hasta los 400 si hubiese desarrollado todo su plan de negocio.

Aunque quizá esta historia comenzó antes… La empresa LOGITERS, contaba en ese momento con una plantilla de aproximadamente 250 personas y estaba asentada en OPEL desde hacía 14 años, pues era la heredera de los primeros trabajos externalizados de Logística por parte de la multinacional. Dicha plantilla trabajaba al amparo del Convenio Provincial del Sector Transporte de Mercancías, Mudanzas, Guardamuebles y Logística de Zaragoza desde su inicio y gozaba de un Pacto Empresa que mejoraba livianamente sus ya de por sí no muy óptimas condiciones laborales. Indudablemente, estas condiciones no llegaban a ser las mismas, ni por asomo, que las que regían en origen para la plantilla de OPEL, aunque sí mejoraban algo las de su Convenio de referencia. La Representación Sindical de LOGITERS, tras muchos meses, se encontraba en un momento clave de la negociación colectiva en el cual intentaban mejorar sus condiciones laborales. Se encontraban en la tesitura de o bien desistir o bien iniciar paros que obligaran a la empresa a mover ficha, en este siempre difícil juego de la negociación colectiva.

Pero, ni una cosa ni la otra. Tras varios meses de inactividad negociadora, fue la propia empresa la que desbloqueó la situación. LOGITERS llamó a la Representación Sindical y le comunicó que estaban dispuestos a entablar una negociación. Pero ¡Oh, sorpresa!…sobre la necesidad de establecer una doble escala salarial abaratando salarios, pues CARRERAS, y antes SESE, habían entrado en escena en OPEL, para realizar el mismo trabajo que ellos, siendo mucho más económicos. Por tanto, ya no sólo se ponía en riesgo la adquisición de nuevos puestos de trabajo fruto de más procesos de “outsourcing”, sino también el mantenimiento de los trabajos subcontratados hasta la fecha.

El Sindicato CGT, siendo conocedor de esta situación, trató de no ceder al chantaje al que estaba siendo sometida toda la Representación Sindical de LOGITERS y por supuesto, procedió a denunciar ante la Autoridad Laboral esta situación de Dumping Social que estaba provocando la entrada de los Grupos CARRERAS y SESÉ en OPEL España, y sobre todo, la repercusión en los derechos laborales y económicos de las plantillas de ambas empresas, y de la logística en general.

En octubre de 2016 CGT presentó denuncia contra la empresa CARRERAS ante Inspección de Trabajo de Zaragoza, la cual es resuelta en febrero de 2017. Según el Inspector de Trabajo actuante, no sería lícito aplicar en su totalidad el Convenio de Empresa que CARRERAS venía aplicando, existiendo una concurrencia de Convenios con este y el sectorial aplicable, y ello por varias cuestiones jurídicas:

  • El Convenio Colectivo de CARRERAS es de ámbito inferior al de empresa (CARRERAS no solo tiene un centro de trabajo, sino que tiene varios centros en todo el país).
  • Se trata de un Convenio negociado por la Representación Sindical (UGT) de un centro de trabajo de CARRERAS que no representa al centro de trabajo de CARRERAS en OPEL, y en un ámbito temporal en el que todavía no se había creado este último centro de trabajo, por lo que solo sería aplicable al centro de trabajo en que se negoció.
  • Además, aplicando las reglas de concurrencia de convenios en cuanto a materia salarial de la plantilla entramos en el ámbito temporal. Al ser el Convenio del Sector anterior al firmado por CARRERAS, regirán las normas salariales del Convenio Sectorial.

Por todo ello, Inspección de Trabajo levanta Acta de Liquidación contra la empresa CARRERAS y con responsabilidad solidaria de GENERAL MOTORS (OPEL España) por las cotizaciones dejadas de ingresar derivadas de las diferencias salariales con las previstas en el Convenio (por valor de 60.000 € correspondiente tan solo a 5 meses de actividad), así como Acta de Infracción (3.000 €) por aplicar condiciones inferiores a las dispuestas por Convenio Colectivo, apreciando perjuicios económicos para los trabajadores (los salarios que debería haber percibido la plantilla son de entre un 25-30% superiores a los abonados). Dicha resolución y sus efectos son combatidos legalmente por el Grupo CARRERAS, quién no duda en contratar con la firma de abogados GARRIGUES, aunque sus emolumentos no sean para nada “low cost” y por tanto, inviertan en su defensa legal lo que no han querido invertir en salarios para su plantilla.

Desde CGT se organizaron diversas reuniones con la plantilla actual y anterior de CARRERAS con la finalidad de informar de todas estas cuestiones y darles nuestro respaldo sindical y jurídico a la hora de interponer demandas contra la empresa, tanto de reclamaciones salariales como por finalizaciones de contratos realizados en posible fraude de ley.

En agosto de 2017, la DGA aunque tarde actuó de oficio, seis meses después de la resolución de Inspección de Trabajo, instando la nulidad del Convenio.

En octubre de 2017, CARRERAS abandona definitivamente los trabajos en OPEL, pasando la contrata a manos de PRESTALID y subrogándose la plantilla hasta la fecha (abril 2018), manteniendo las mismas condiciones que aplicaba su antecesora ya que, amparándose en el entramado de recursos judiciales interpuesto por la firma Garrigues en nombre de CARRERAS, no aplica el salario del Convenio Colectivo que reseña Inspección de Trabajo, sino que insisten en seguir aplicando el de CARRERAS.  El escenario resultante para la plantilla es que otrora fue engañada por CARRERAS y hoy lo es por PRESTALID.

Reseñar que PRESTALID pertenece al grupo ID LOGISTIC, al que casualmente pertenece también LOGITERS. Es decir, en OPEL tenemos dos empresas pertenecientes al mismo grupo empresarial en las que, por el mismo trabajo, en una de ellas se aplican unas condiciones laborales y salariales muy inferiores a las de la otra.

A este baile de empresas, hay que sumar la resolución que de Inspección de Trabajo obtenemos en febrero de 2018 a otra denuncia interpuesta por CGT en 2017 contra otra de las empresas que realizan la Logística en OPEL: COLIN (perteneciente al GRUPO SESÉ). Esta empresa parece ser que se creó única y exclusivamente para realizar los trabajos que efectúa en OPEL y negoció con su comité de empresa un Convenio Colectivo, este sí, de empresa.

Y de nuevo, ¡Sorpresa! Tras la denuncia de CGT, Inspección de Trabajo emite otra Acta de Infracción, con propuesta de sanción (por valor de 3.000 €) y Acta de Liquidación por falta de cotización de cuotas a la Seguridad Social (por valor de 180.000 €) contra dicha empresa y con responsabilidad solidaria de OPEL España, también basada en que dicho Convenio no goza de prioridad aplicativa en materia salarial según la legislación, puesto que altera la clasificación profesional de la plantilla y la estructura salarial del Convenio del Sector (Convenio de Logística), materias reservadas al mismo. El resultado de la aplicación de este Convenio es que la plantilla de esta empresa del GRUPO SESÉ está percibiendo unos salarios de entre un 25-30% menos de los salarios que les correspondería.

Lo más sorprendente en este caso es la desfachatez con la que la empresa contesta a la propia Inspección de Trabajo al responderle que, antes de aplicar este Convenio de Empresa, y en lugar de aplicar el Convenio Provincial de Logística, estuvo abonando el Salario Mínimo Interprofesional y un Complemento Voluntario hasta que consiguieron plantilla con suficiente antigüedad para poder convocar elecciones sindicales y negociar un Convenio de empresa. Pero que, esta situación era conocida por los trabajadores al firmar el contrato, por lo que no engañaban a nadie ya que lo importante era “empezar los trabajos para OPEL”.

Mientras CGT denuncia intentando sacar a la luz pública estas vergonzosas tramas empresariales que posibilitan el dumping social y la precarización de la clase obrera, en lugar de encontrar apoyo de los sindicatos mayoritarios, éstos lejos de ello, han colaborado con la multinacional. Con sus firmas, han intentado tapar sus vergüenzas, han intentado desprestigiar incluso las denuncias interpuestas por CGT y han intentado justificarse anunciando que siendo conocedores de la situación, ya habían pactado con OPEL España que en 2 años estas plantillas cobrarían lo establecido en el Convenio Provincial del Metal (que es un 5% inferior al Provincial de Logística y además no es el que corresponde aplicar por una cuestión de ámbito sectorial) y por supuesto, sin efectos retroactivos.

En su lucha por la clase obrera, su única preocupación ha sido celebrar elecciones sindicales pactadas con las mismas empresas buscando la exclusión de CGT, con el fin de obtener una representación legal de la plantilla domesticada, y así sustentar estos acuerdos, más propios de la mafia que de unos sindicatos del siglo XXI.

Desde CGT hemos presentado numerosas denuncias y demandas judiciales, algunas de ellas plurales (unificando las presentadas a título individual por varios trabajadores y ex – trabajadores). Y hablamos de ex – trabajadores porque son numerosos, ya que estas empresas utilizan sucesivamente contrataciones temporales para la realización de trabajos fijos, dando lugar a una rotación excesivamente elevada en la plantilla. Además de aquellos trabajadores que, en cuanto les surge una oportunidad un poco menos mala, huyen de estas empresas, ya que no hay quién aguante tanta basura y precariedad.

La realidad es tozuda, así que lo que nos encontramos un año más tarde es que, PRESTALID sigue aplicando a la plantilla el Convenio de CARRERAS y no el de LOGISTICA que, según Inspección de Trabajo cabría aplicar. Tanto CARRERAS como PRESTALID y COLIN han seguido pagando unos salarios inferiores a los legales, determinados por Inspección de Trabajo y por tanto, unas cotizaciones a Seguridad Social muy inferiores a las que corresponden, con el consiguiente perjuicio a los trabajadores y a las arcas de la Seguridad Social, que tanto sufren para mantener el sistema de pensiones. Y Opel consiguió reducir las condiciones salariales de su propia plantilla a través de la negociación colectiva, en Enero, apoyándose en los mismos “agentes sociales”. Con lo que, efectivamente, OPEL ha logrado su objetivo.

Mucho nos tememos que a la plantilla de LOGITERS se le irá transfiriendo a PRESTALID, pues para eso ambas empresas pertenecen al mismo Grupo Logístico y ya puestos, es inferior y además, legal. Mientras tanto, la empresa COLIN (perteneciente al GRUPO SESÉ) seguirá impugnando las resoluciones y pagando salarios reducidos, probablemente asesorados por los mismos “expertos” de GARRIGUES, que antes ya desempeñaron altos cargos en la Administración. Los sindicatos mayoritarios seguirán pasteleando con las empresas, sólo interesados en obtener representación para mantener el teatrillo. La DGA seguirá mirando para otro lado, aduciendo que “es un sector dinámico que genera contrataciones”, y subvencionando con dinero público éste cluster de la automoción que por encima de todos, sólo beneficia a propia OPEL que, es la que realiza el verdadero negocio a costa de abaratar todos los salarios.

Y como la justicia en España es lenta y dolorosa, como la memoria colectiva, los trabajadores y trabajadoras seguirán en la más absoluta precariedad y con una merma salarial por demasiado tiempo. Creemos que el dumping social además de vergonzoso e inmoral, debiera ser ilegal. Pero sobre todo, lo que no debiera ser, es respaldado por casi la totalidad de los actores sociales de ésta CC.AA., pues lo que prolifera con estas prácticas es que mañana nuestros hijos e hijas igual tienen trabajo, pero éste, seguro, no les garantizará un salario suficiente con el que poder comer y menos, obtener una pensión digna.

César Yagües Cebrián y Aída Bosqued Gascón, del Sindicato Metal y Químicas CGT Zaragoza

Comentarios

Los comentarios anónimos están moderados, por lo que no se garantiza su publicación, sólo los usuarios registrados podrán comentar sin moderación.
La redacción del Rojo y Negro no se hace responsable de los comentarios vertidos, al tiempo que se reserva la eliminación de los comentarios de carácter sexista, racista, autoritario, o arbitrariamente insultantes hace personas concretas, así como el bloqueo del usuario que de forma reiterada no respete estos límites.

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.
CAPTCHA
Esta pregunta se hace para comprobar que es usted una persona real e impedir el envío automatizado de mensajes basura.
CAPTCHA de imagen
Enter the characters shown in the image.