Skip to Navigation

Comunicado unitario del sindicalismo combativo de Valencia

 

Principio de acuerdo de trabajo unitario entre el sindicalismo de clase y feminista de Valencia.

CGT, IV, CNT, COS


La violencia que ejercen las clases dominantes sobre la mayoría de la población se traduce en miles de familias desahuciadas de sus hogares, millones de trabajadoras y trabajadores con sueldos de miseria como alternativa al paro y la exclusión, la explotación de los más débiles que tiene como máximo exponente a las personas migrantes, el machismo sobre las mujeres como terrible arma de dominación sobre el 50% de la población…

Así mismo, la depredación que generan los valores dominantes, de quienes que mandan, no respeta nada ni a nadie. Se hace negocio con todo, con nuestra muerte y nuestra vida, convertidas en simple atrezzo de sus lujosas vidas. Ante esta evidencia, no hay duda que poco les importa la destrucción de nuestro hábitat, seguro que ellos siempre tendrán donde refugiarse, ante el naufragio del planeta y la humanidad.

El expolio de lo común es otra de las dinámicas que se impone a nuestras sociedades; la sanidad, la limpieza, el agua, la electricidad, la educación, el transporte público, los servicios sociales, son convertidos en mera mercancía para mayor beneficio de los de siempre. “Nuestros” gobernantes participan gustosos del festín, conocedores de que recibirán el correspondiente premio de sus amos, y venden lo que entre todas y todos hemos construido durante decenios de trabajo, luchas y esfuerzos.

Ante esta realidad acuciante, que tendría que remover las conciencias de todas las personas sensibles ante los enormes sufrimientos que las actuales políticas están infligiendo en nuestro pueblo, los sindicatos abajo firmantes conscientes de que la situación necesita ante todo de nuestros mayores esfuerzos para combatir y cambiar esta realidad, y que solamente seremos capaces de esto si unimos nuestras fuerzas de forma generosa, poniendo por delante lo que compartimos ante las supuestas diferencias, manifestamos que:

· Las organizaciones sindicales tienen que estar sólo al servicio de los trabajadores y trabajadoras (en activo, paradas, precarias, estudiantes, jubiladas), de sus intereses como clase social y actuando al margen de favores económicos y de injerencias políticas ajenas al mundo del trabajo. Su ámbito de lucha y acción se encuentra en los centros de trabajo, y en todos los ámbitos y lugares que afectan a nuestras vidas, enfrentándose a la precariedad, el paro, la pérdida de derechos laborales, oponiéndose al empeoramiento de las condiciones de vida de los trabajadores y trabajadoras, y por la defensa de cualquier derecho social y cívico.

· Entendiendo que las personas no somos meras productoras-consumidoras, tenemos que solidarizarnos y confluir en las luchas con los movimientos sociales que defienden todo aquello que nos es necesario y común como clase: sanidad, educación, servicios sociales, protección del medio ambiente, derecho a la vivienda, al aborto libre y gratuito… y construir así una corriente de apoyo mutuo en la contestación social, conscientes de que todos estos problemas tienen un origen común, y que solamente con el cambio real del sistema político-social, con la transformación de la sociedad y de sus valores, las personas tenemos un futuro posible.

· Los servicios públicos y sociales no son una donación caritativa sino el fruto obtenido a consecuencia de las luchas de los trabajadores y trabajadoras que nos precedieron. Son conquistas de la clase obrera a las cuales no podemos renunciar. Tenemos que preservar y fortalecer estos derechos y reclamar nuestra participación en su gestión como trabajadoras y usuarias.

· Defendemos el concepto de sindicato como herramienta de lucha colectiva imprescindible contra el capitalismo. Denunciamos y nos oponemos a la actuación y el papel del sindicalismo oficial, y a la falsa representación que se otorgan de todos los trabajadores y trabajadoras. Su propia trayectoria, actuaciones y comportamientos hablan por sí mismos. El descrédito del sindicalismo, la baja sindicación de los trabajadores y trabajadoras y la pérdida de la conciencia de clase es su único logro en más de tres décadas, entre otros motivos debido a su insultante nivel de corrupción y clientelismo.

· Creemos que es necesario recuperar los valores y el orgullo de pertenecer a la clase obrera. Somos mayoría. Sin nosotros/as nada es posible. Tenemos que construir y reforzar todas las herramientas encaminadas al reparto equitativo de la riqueza entre todas las personas, exigir respeto y derechos, y organizarnos para oponernos a las agresiones laborales y sociales que están llevando a cabo la clase empresarial y política conjuntamente para aumentar y defender sus beneficios y privilegios, a expensas de nuestros sacrificios y del futuro de las siguientes generaciones.

· La clase trabajadora sufre desahucios, mientras es obligada a financiar obras faraónicas, útiles sólo para llenar los bolsillos de políticos, empresarios y banqueros; allá donde les interesa destruyen el tejido productivo y la ocupación, y nos encaminan hacia una crisis no sólo económica, sino medioambiental, energética y de recursos.

· La corrupción es otro síntoma de la enfermedad, y siendo gravísimo el expolio que estamos sufriendo y pagando todas las personas trabajadoras, no se puede circunscribir solamente a las actuaciones que se declaran ilegales; la utilización de cualquier cargo político o sindical para beneficiar y colocar «a los suyos» y/o por la promoción personal, hacer de agencia de colocación, el ‘compadreo‘ con y entre políticos/sindicalistas y empresarios, optar a cargos de representación por sus beneficios… Son maneras de actuar que pudiendo no ser ilegales son éticamente reprobables y dañan a la clase trabajadora, fomentando el favoritismo y la competencia entre iguales, debilitando nuestros valores y rompiendo la unidad.

· Reivindicamos la huelga general como la herramienta más grande de lucha en manos de los trabajadores. Afirmamos su efectividad y vigencia, así como la necesidad de articularla fuera de los viejos parámetros de la fábrica o el taller. Huelga general de la producción sí, pero también de consumo y social. No queremos otra huelga general de 24 horas de cara a la galería que contribuya a provocar más frustración y desmovilización entre los y las trabajadoras. Tenemos que construir una huelga general desde bajo.

· Los abusos que sufrimos día a día en los puestos de trabajo, la precariedad, el paro, las reformas laborales, la pérdida de poder adquisitivo y el empeoramiento de las condiciones de vida, junto a la actitud cada vez más despótica y prepotente de la patronal, constituyen por sí solas razones sobradas no para una huelga, sino para unas cuantas.

· El actual nivel de represión por parte del Estado hacia los movimientos sociales y sindicales no es más que su respuesta natural en defensa de los privilegios de las clases sociales a las cuales representa: políticos, banqueros, empresarios… Por si faltaran razones para ello, este es otro motivo para que unamos fuerzas, y nos defendamos activamente y eficazmente ante los ataques sufridos, respondiendo solidariamente, haciendo cierto el lema de «que si nos tocan a una nos tocan a todas».

· Rechazamos cualquier ley de huelga, porque su único objetivo real es eliminar de facto este derecho, o como poco controlarlo y criminalizarlo para anular la capacidad de impacto de una respuesta obrera a sus ataques económicos y políticos contra las trabajadoras y trabajadores.

· Denunciamos el falso discurso del derecho al trabajo cuando sólo se utiliza y abandera si existe una convocatoria de huelga, convirtiéndose en papel mojado ese derecho el resto del tiempo. Derecho al trabajo sí, pero digno, para todos y todas, y cada día. Basta de manipulaciones que fomentan el esquirolaje, el miedo y la división entre la clase trabajadora.

· Entendemos que ningún cambio real es posible sin el concurso y la movilización de la clase obrera. Si se pretende algo más que lavar la cara al régimen la participación de nuestra clase es imprescindible. De hecho, es la única posibilidad real de tumbar el statu quo favorable a las oligarquías, tanto a nivel local, como de país, o estatal, o europeo. Sin que la clase trabajadora tome la palabra no hay salida en la Europa de la austeridad y en un sistema en manos de oligarquías antisociales.

· Tenemos que romper el discurso del régimen que pretende dividirnos. Clase trabajadora somos todas; las que estamos en activo, las que no tienen ocupación, las personas en precario, las cuidadoras, las perseguidas, las marginadas, las discriminadas, las desahuciadas, todas formamos parte de esta, y compartimos explotación y destino. Sólo cabe que trabajemos para que otro mundo sea posible, una sociedad auténticamente democrática, sin clases, donde no haya lugar para ningún tipo de explotación económica ni opresión social, ni patriarcal, ni nacional, por razón de sexo, raza, orientación sexual, nacimiento… y donde cada pueblo pueda ser permanentemente libre de decidir su destino y sus relaciones con cada uno de los otros.

Las organizaciones firmantes de este manifiesto, desde nuestra responsabilidad asumimos trabajar en común, con respecto a las diferencias, con generosidad honestidad y seriedad para que lo que aquí proponemos sea posible, y hacemos un llamamiento a las personas trabajadoras de Valencia, a las organizaciones y movimientos sociales a que se sumen y compartamos luchas. Tenemos que ser muchas más, tenemos que ser capaces de dejar de lado lo podrido, y tenemos que dar respuesta y alternativa a todo aquello que fundamenta al régimen actual. Es necesario establecer ya una clara línea divisoria, una frontera entre lo corrupto y lo saludable. Hay que escoger estar de un lado o de otro, o con los poderosos o con las personas damnificadas, ya no caben ambigüedades.

Valencia, junio de 2017

Confederación General del Trabajo (CGT)

Intersindical Valenciana (IV)

Confederación Nacional del Trabajo (CNT)

Coordinadora Obrera Sindical (COS)

http://www.cgtpv.org/confederal/comunicat-unitari-sindicalisme-combatiu-...

Comentarios

Los comentarios anónimos están moderados, por lo que no se garantiza su publicación, sólo los usuarios registrados podrán comentar sin moderación.
La redacción del Rojo y Negro no se hace responsable de los comentarios vertidos, al tiempo que se reserva la eliminación de los comentarios de carácter sexista, racista, autoritario, o arbitrariamente insultantes hace personas concretas, así como el bloqueo del usuario que de forma reiterada no respete estos límites.

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.
CAPTCHA
Esta pregunta se hace para comprobar que es usted una persona real e impedir el envío automatizado de mensajes basura.
CAPTCHA de imagen
Enter the characters shown in the image.