Skip to Navigation

Antimilitarismo

Antimilitarismo · CGT · 23.03.2017

No con nuestro dinero 

Implacable en su presión fiscal, El Estado no cesa de pedirnos: IRPF, IVA, impuestos indirectos, tasas...  Y en este tiempo de tremendos recortes en gasto social, de pérdida de derechos y de la mayoría de nuestras conquistas, de desmantelamiento de lo público, cuando el parco estado del bienestar que aún disfrutábamos se tambalea, observamos con vergüenza cómo, año tras año, se renuevan enormes inversiones en el más estéril de los gastos: el Gasto Militar.

Antimilitarismo, Madrid - Castilla La Mancha - Extremadura, Madrid · Colectivo Utopía Contagiosa · 02.02.2017

Los señores de la guerra quieren acampar en Madrid

Madrid es una ciudad que se quiere de paz y de convivencia abierta. Así lo ha llegado a afirmar, con permiso de la derecha vocinglera, la actual corporación municipal, que, dando un paso más, afirma en su propia sede su bienvenida a los refugiados de las guerras y su compromiso hospitalario hacia ellos.

Antimilitarismo, País Valenciá i Murcia, Valencia · antimilitaristes – moc valència · 30.11.2016

[Absueltos] El grupo de antimilitaristas que bloqueó el año pasado los tanques de la OTAN en Sagunto será juzgado únicamente por “daños” leves

SE DESMONTA LA TENAZA REPRESIVA CONTRA LA ACCIÓN DE DESOBEDIENCIA

El juzgado de Sagunto desestima gran parte de la denuncia formulada por la Guardia Civil tras la acción, en la que se pedían cargos por “Desobediencia” y “Desórdenes públicos” por los que las cuatro personas que bloquearon con tubos metálicos dos tanques que iban a participar en las macro maniobras de la OTAN “Trident Juncture 2015” podrían haber sido condenadas a cárcel y fuertes multas

 

Antimilitarismo, Mujeres Sin Fronteras, El Mundo · 24.04.2016

El feminismo es de los pocos acercamientos reflexivos que ha aportado hilos para hacer preguntas de otro modo.

Ximena Bedregal

Tres mil años de lo mismo mientras la espiral de violencia y riesgo se amplia. Todas sus utopías han fracasado  ¿Seguirán ciertos  feminismos pidiendo equidad en ese Olimpo?

¿Qué estamos viviendo? ¿Qué es todo esto que chorrea miedo más allá de la muerte desparramada por las Torres Gemelas y acrecentó súbitamente la certidumbre de un gran riesgo colectivo -que no se llama precisamente AlKaeda sino sistema- y la incertidumbre de futuro hasta en el último rincón del planeta? 

Allí donde la razón trata de pulsar por la vida, se rastrean  explicaciones que buscan, al menos, un poco de entendimiento,  alguna posible puerta de salida. Así, los politólogos buscan datos,  hacen historia y analizan tratando de dibujar el tablero de este  ajedrez del dominio que ha rebasado la moderna (maquiavélica) idea  de que la guerra es la política por otros medios y que la política es la guerra sin sangre; los economistas desentrañan las formas y efectos  de la más brutal desigualdad planetaria; los sicólogos analizan las  condiciones para que la pulsión de muerte empuje desbocada y algunas feministas insisten en que la ausencia de mujeres en los  espacios de decisión deja el poder en manos de lo más agresivo de las  sociedades.

http://ramalc.org/2016/04/20/encrucijada-civilatoria-patriarcado-su-dios...

 

Antimilitarismo, El Mundo · 06.04.2016

Los cuerpos combatientes

5 abril, 2016    Lino Zabala

Los disparos invadieron como el sol el lúgubre primero de febrero de  dos mil doce. Esa mañana que ahora me mira distante llegó como una muerte inadvertida. Antes de ese día no pudimos pensar que aquello  pasaría, ya que la guerra no era un imperativo para nosotros si no la calma postergada. Poco tiempo atrás no había forma de imaginarme  aquí, en este cuartel en la selva.

En la fábrica la rutina era el plato del día, en el almuerzo la  acompañábamos con frijoles, tajada frita, carne roja y arroz. Era una nutritiva comida, nos alimentaba el alma, o como decía el  médico después del examen semanal: le refuerza la hemoglobina,  camarada, nosotros los socialistas debemos tener bien rojos los glóbulos rojos. Y reía, con su risa gutural de idiota.

Me alegraba haber contado todos los días con aquella comida. Sí, era  el mismo almuerzo todos los días, pero nos ayudaba a trabajar con  más ánimo, con más energía, era una aberración no necesitarla. Hasta nos ayudaba a pensar mejor. En el comedor, sentados en fila, reflexionábamos sobre nuestro trabajo, que si nos complacía, que en  qué nos contribuía a nosotros, que cómo era útil para la patria. Una  vez sin embargo, me distraje tanto en la conversación que no toqué el almuerzo. Mi compadre Euclides Colina dijo que ensamblar celulares era el trabajo más útil que existiera, o al menos que él pudiera  imaginar, pues contribuía al desarrollo comunicacional del país, ya lo había escuchado antes, el jefe de personal lo dijo un día mientras hacía su inspección y a una mujer se le resbaló el producto de la mano  y se quebró en diez mil pedazos, el jefe le dijo a la mujer que no debe  haber lugar para la apatía en nuestro trabajo, y tiene razón. Pero ésta vez, cuando Euclides lo dijo con la imperativa seguridad de sus  palabras, afirmando cada cosa que decía con un fuerte movimiento de  su mano, lo escuché y sentí escuchar de nuevo a Gabriel Guzmán nuestro jefe de personal, instruyendo a aquella mujer, entonces pensé cuánto se parecían entre sí, cuán inspiradores eran para el resto de los obreros y cuán inspiradores eran para mí. A ésta altura, sumergido  en este lodazal interminable habría tomado la decisión  que ellos tomen.