Skip to Navigation

“Los militares egipcios pueden hacer lo que quieran con los recursos del Estado”

 

Los egipcios acuden a las urnas para elegir al primer presidente desde el derrocamiento de Hosni Mubarak en febrero de 2011, pero los militares siguen sin mostrar señales de estar dispuestos a ceder el poder a un gobierno civil.



“Desmantelar el control militar sobre el Estado es un proceso que tomará años”, dijo Robert Springborg, profesor de asuntos de seguridad nacional en la Escuela de Postgrado Naval en Estados Unidos. “Los militares fijaron límites en los que el control civil no podrá ser impuesto”, añadió.

Las Fuerzas Armadas han dominado la vida política de Egipto por casi 60 años. Cuatro presidentes de origen militar y ahora un consejo de generales gobernaron el país desde que fue derrocado el último rey, en el golpe de Estado de julio de 1952.

Ese golpe dejó el camino libre para que los militares construyeran un imperio económico, administrando fábricas, cobrando comisiones por contratos del gobierno y amasando fortunas con la venta de tierras públicas.

Expertos estiman que la oligarquía castrense controla entre cinco y 40 por ciento de la economía egipcia, pero la cifra real nunca se sabrá. La información sobre negocios militares es considerada secreto de Estado. Un periodista que trate de investigarla puede terminar en prisión.

Por años, los presidentes pagaron la lealtad de los militares otorgándoles diversos privilegios y ventajas. A los oficiales que se retiraban se les concedía algún cargo de autoridad sobre una provincia o localidad. Otros ocuparon puestos en compañías públicas.

De esta forma, militares retirados ganaron mucha influencia en diversos sectores del Estado, incluyendo el Comité de Elecciones, cuyos fallos no pueden ser apelados.

Compañías en propiedad de militares operaban libres de impuestos y de supervisión gubernamental, beneficiándose del acceso a tierras públicas y de la fuerza laboral de unos 250.000 conscriptos.

“Considerando el grado en que los militares egipcios han penetrado en el Estado, este se halla ahora más bien a su servicio”, dijo Springborg a IPS.

“Los militares pueden hacer lo que quieran con los recursos del Estado… pues operan sin supervisión ni responsabilidad alguna”, añadió.

Los principales candidatos presidenciales prometieron que las Fuerzas Armadas no estarían por encima del presidente ni de la Constitución. Pero desmantelar el control de los uniformados o revocar sus privilegios podría generar un fuerte enfrentamiento.

“No veo a ningún actor político que desafíe a los militares directamente”, dijo Springborg. “Lo mejor que pueden hacer es comenzar a sentar las bases, para que dentro de un tiempo los generales queden bajo un mayor control civil”.

El gobernante Consejo Supremo de las Fuerzas Armadas había prometido entregar en seis meses el poder a un gobierno civil. Tras quedarse sin excusas por la demora en concretar su promesa, acordó celebrar elecciones presidenciales para ceder el mando a fines de junio próximo.

Mientras, los generales aprovechan la prolongada transición para consolidar su poder. El Consejo designó a oficiales activos y retirados para administrar puestos civiles clave en la industria, en los bienes raíces y en los medios.

También nombró a jueces militares para casos civiles, en los que se emitieron severos fallos contra personas que criticaron las políticas del gobierno de transición.

Los líderes militares además elaboraron una severa legislación que restringe la libertad de prensa y prohíbe muchas formas de protesta popular.

Las iniciativas anticorrupción y los fallos para “restablecer la estabilidad” en Egipto parecen pretextos para reprimir el disenso y mantener los privilegios de que el ejército ha gozado por más de 60 años.

El director ejecutivo de la Iniciativa Egipcia para los Derechos Personales, Hossam Bahgat, sostuvo que el Consejo intenta asegurar que sus privilegios queden fuera del alcance de un futuro gobierno civil.

Como mínimo, los generales quieren tener la última palabra en temas de seguridad nacional y asuntos militares, y salvaguardar su presupuesto y sus actividades económicas.

“Es claro que el Consejo no quiere que un presidente civil elegido popularmente tenga el control sobre el ejército”, dijo Bahgat.

Los generales todavía están a tiempo de establecer sus propias leyes. El parlamento egipcio no ha logrado instalar una Asamblea Constituyente que especifique los poderes del nuevo jefe de Estado.

Expertos legales señalan que, a menos que se adopte una nueva Constitución, el Consejo mantendrá su autoridad sobre el presidente y el parlamento.

Pero aún en la nueva carta magna los militares procuran asegurarse el poder, por ejemplo a través del propuesto Consejo de Seguridad Nacional, que estaría integrado por ministros, parlamentarios y altos mandos castrenses, lo que les daría a estos últimos voz en diversos temas, desde política exterior hasta economía.

Según Bahgat, los líderes del Consejo conciben el propuesto órgano como una forma de “diluir el poder de la Presidencia”, aunque ante el público se presentan como subordinados al gobierno civil.

De todas formas, es improbable que acepten una nueva Constitución sin que se les aseguren sus privilegios económicos y su influencia en la seguridad nacional, además de inmunidad jurídica, considerando las numerosas denuncias de abusos a los derechos humanos cometidos en los últimos 15 meses.

jordans for sale footlocker

Comentarios

Los comentarios anónimos están moderados, por lo que no se garantiza su publicación, sólo los usuarios registrados podrán comentar sin moderación.
La redacción del Rojo y Negro no se hace responsable de los comentarios vertidos, al tiempo que se reserva la eliminación de los comentarios de carácter sexista, racista, autoritario, o arbitrariamente insultantes hace personas concretas, así como el bloqueo del usuario que de forma reiterada no respete estos límites.

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.
CAPTCHA
Esta pregunta se hace para comprobar que es usted una persona real e impedir el envío automatizado de mensajes basura.
CAPTCHA de imagen
Enter the characters shown in the image.